Bonafini resiste

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi finalmente desistió de detener ayer a la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien se negó a asistir a la declaración indagatoria a la que había sido citada en el marco de la causa “Sueños Compartidos”.
Hebe estaba citada para ayer a las 10 a prestar declaración indagatoria en el marco de la causa conocida como Sueños Compartidos pero, por segunda vez, decidió no presentarse y el juez emitió una orden para que fuera llevada a los tribunales de Comodoro Py por la fuerza pública.
Pasadas las 13.30, el juez Martínez de Giorgi ordenó a la Policía Federal allanar la sede de las Madres ubicada en Hipólito Yrigoyen al 1500 con el objetivo de “aprehender” a la dirigente de Derechos Humanos.
Sin embargo, la titular de Madres se fue de la sede del organismo acompañada por un enorme grupo personas que fueron a apoyarla, por lo que la detención fracasó y la Policía Federal le pidió al juez que emitiera otra orden de captura, en este caso sin pedidos de allanamiento.
El juez respondió al pedido de la Policía Federal con otra orden de captura, declaró a Bonafini en “rebeldía”, envió un oficio a migraciones para que le prohibieran salir del país y dejó la detención en manos de la fuerza de seguridad.
Pasadas las 16 Hebe regresó acompañada por una multitud al edificio de Madres y desde la Policía Federal le avisaron a Martínez de Giorgi que habían determinado que, ante esa situación no era oportuno realizar la detención.
El magistrado decidió postergar la captura y dejar en manos de las fuerzas de seguridad la decisión del “momento oportuno” para efectuarla.

Declaraciones.
Minutos después de que el juez federal la declarara “en rebeldía”, Hebe de Bonafini, aseguró que desde esa organización “no tenemos nada que ocultar”, acusó a la Justicia de pretender que la organización “pague las deudas de otros” y le reclamó al presidente Macri que “pare la mano”.
“No sé qué va a pasar, no sé hasta dónde son capaces de llegar, pero con el mismo valor de nuestros hijos, con la misma bronca y con la misma seguridad vamos a enfrentar a esta Justicia corrupta”, remarcó la dirigente.
Bonafini reiteró que desde la organización “no tenemos nada que ocultar” y sostuvo que la orden de detención tiene como objetivo “asustarnos”. “Nos podrán meter presas pero no podrán poner presos al pensamiento, las ideas, la voluntad y las ganas de pelear. Si nos quieren llevar presas, que nos lleven; no les tememos a estos hijos de mil putas”, sentenció.
“Las madres estamos dispuestas a parar este horror”, advirtió.

Carta.
La siguiente es la carta de Bonafini al juez Martínez de Giorgi: “Me dirijo a Ud. Para manifestarle el motivo de la respuesta a su citación. Que desde el año 1977, más precisamente el día 8 de Febrero de ese año, vengo padeciendo las agresiones de la mal llamada justicia, implementada por jueces de la Nación. En ese momento empezó mi calvario, hice 168 presentaciones por mi hijo Jorge, luego en conjunto reclame por mi otro hijo Raúl, que fue desaparecido en diciembre del mismo año, en una constante peregrinación por los juzgados, siempre padecí las mismas injusticias, las mismas agresiones. Luego en mayo de 1978, desapareció también mi nuera María Elena, nada cambio.
Siempre la misma ignominia, la misma indiferencia, yo sentía como la denominada justicia era cómplice de los asesinos militares y marinos. Una justicia sin solidaridad, sin sentir por los otros, sin sufrir por ellos.
Después de un tiempo en el año 2001, más precisamente un 25 de mayo, a mi hija María Alejandra que se encontraba sola en mi casa, mientras yo estaba de viaje, la torturaron casi hasta matarla. Y allí otra vez mi peregrinación para ver si encontraba algún juez que nos muestre el valor de la Justicia, y que esta existía, pero otra vez la burla y la sin razón.
Y llego el caso Schoklender, allí las madres con gran esfuerzo aportamos voluntariamente 60 cajas con pruebas, junto con 40 backup, y otros elementos más, primero a Oyarbide y después a ud. que ni siquiera leyeron algo de lo aportado.
Asistimos cuantas veces nos llamaron a declarar, hicimos pericias de las firmas que constataron que no eran mías, siempre a disposición por la verdad, incluso hace unos meses asistí voluntariamente a su despacho para informarme ante la indigna marcha de la causa.
Y otra vez sufrimos en carne propia la burla, que nos castiga a todas, ancianas de 85 a 90 años, y nos condena a pagar las deudas, injustas y ajenas.
Las madres siempre vamos a defender los valores de solidaridad social, extender las manos a los vulnerados, por sus sueños, en este tiempo y en los que vendrán. Y vamos a luchar para que alguna vez nos enfrentemos con jueces probos que nos ayuden a sentir en nuestros cuerpos el valor de la Justicia”.

Máximo.
El diputado Máximo Kirchner sostuvo anoche que la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, está “dispuesta a poner el cuerpo como siempre lo hizo”, luego de su pedido de detención.
“Está dispuesta a poner el cuerpo como lo hizo siempre, como lo hizo en la dictadura, como lo hizo en 2001, cuando no muchos y cuando arreciaba la decepción ante un plan económico similar a éste en el final del Gobierno de (Fernando) De la Rúa. Ahora estamos en el comienzo. Ella estuvo en ese final y también está ahora en este comienzo tratando que no pase tanto tiempo y tanto dolor para todos los argentinos”, sostuvo el hijo de la ex presidenta Cristina Kirchner. (NA y Télam)