“Bonfatti es responsable de la seguridad”

BERNI DIJO QUE LAS FUERZAS FEDERALES "SIGUEN EN ROSARIO" PERO NO PARA CUMPLIR FUNCIONES POLICIALES

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, afirmó ayer que “las fuerzas federales siguen en Rosario” en “funciones que tienen impacto en las redes de delincuentes”, e insistió en que el retiro de gendarmes “que hacían las veces de policía” obedeció a un acuerdo con el gobierno santafesino, que los reemplazó con efectivos provinciales recién egresados.
“Al cabo del periodo establecido, después de varias prórrogas solicitadas por las autoridades provinciales, los gendarmes que hicieron las veces de policías, se retiraron”, recordó Berni.
“Eso fue lo mejor que pudimos hacer por la salud institucional de Santa Fe”, añadió el funcionario, y enfatizó que es el “aparato estatal provincial” el “responsable de velar por la seguridad de los rosarinos”.

Operativo.
Berni respondió así a una nota enviada por el Foro Regional Rosario, que reúne a empresarios y fuerzas vivas de esa ciudad santafesina, que le solicitó el regreso de los gendarmes que participaron del “Operativo Rosario”.
Dicho operativo, integrado por dos mil efectivos, se inició en abril del año pasado con allanamientos a 69 búnkeres de venta de drogas y terminó el 5 de enero último, cuando las fuerzas federales se retiraron.
“Este apoyo a las autoridades políticas tenía objetivos y una duración bien establecidas”, puntualizó el secretario de Seguridad.
“Era para ayudar -continuó en la nota- a recuperar el orden, la convivencia y la paz social, afectadas por las bandas criminales y darle el tiempo al gobernador de la provincia de Santa Fe (Antonio Bonfatti) para que generara los cambios necesarios dentro de la policía provincial”.
Berni señaló que cumplido ese plazo “los gendarmes complementarios se retiraron, como estaba previsto desde el inicio (…) y el gobierno provincial puso en marcha una serie de reformas más o menos importantes” en la policía.

Mónica Fein.
Además, dijo que le “duelen” las declaraciones “de la intendenta Mónica Fein”, quien días atrás afirmó que “Rosario es tan importante como Buenos Aires”.
Berni recordó que a diferencia de intendentes del conurbano que cooperaron con el alojamiento de los gendarmes, Rosario “participó escasamente”.
“Nos duele que Fein haya hecho sus desafortunadas declaraciones, a pesar de que no desconocemos que en realidad es la mensajera disciplinada de otros políticos que no dan la cara ni saben de gratitud o de lealtad”, sostuvo en relación al precandidato presidencial socialista Hermes Binner.

Alejandro Ramos.
El secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, reclamó a dirigentes políticos socialistas de Santa Fe que en vez de solicitar el regreso de 1.500 gendarmes, “le pidan al gobernador de la provincia, Antonio Bonfatti, que garantice la seguridad pública de los santafesinos” porque “es su responsabilidad”.
En ese sentido, Ramos le recordó al diputado nacional por la Coalición Cívica, Pablo Javkin, que la seguridad pública en Santa Fe “es responsabilidad del gobernador de la provincia y de dirigentes de su propio espacio político como (la intendenta de Rosario) Mónica Fein y (el senador Provincial) Miguel Lifschitz”.
“En vez de pedir 1.500 gendarmes de vuelta, que pidan a su gobernador Bonfatti, la conducción política de las fuerzas de seguridad que suman casi 18 mil efectivos, y que son quienes nos deben garantizar la seguridad”, afirmó Alejandro Ramos.

Cuestionamiento.
El funcionario nacional cuestionó que éstos dirigentes, “motivados por su necesidad electoralista, se sumen a un reclamo de la sociedad, desconociendo que ellos deben garantizar la solución a esa demanda”.
“Es triste ver cómo Javkin, Fein y Lifschitz, que son gobierno en la actualidad, se corren de su responsabilidad de pertenecer al espacio político que gobierna la provincia, y que es el que claramente debe garantizar la seguridad en Santa Fe y en Rosario”, afirmó el secretario de Transporte.
Agregó que “lo único que hacen es echarle la culpa a un gobierno nacional que aportó entre 1.500 y 2.000 gendarmes para cumplir con una tarea que fue siempre paliativa, exitosa en su resultado, ante un escenario adverso en donde reina el descontrol político y la falta total de conducción de las fuerzas de seguridad provincial por parte de este gobierno”.
Y continuó: “la verdad es que llama la atención que Fein, Javkin y Lifschitz se cuelguen a un legitimo pedido de seguridad de nuestra población, cuando ellos son parte del problema por la responsabilidad de gestión que tienen”.
“No pueden gobernar y decirnos a los santafesinos que pretenden frenar la inseguridad con 1.500 gendarmes, cuando su gobernador no puede conducir a casi 18.000 efectivos policiales”, sostuvo Ramos. (Télam)