Boudou pidió la nulidad del juicio

El ex vicepresidente de la Nación en el kirchnerismo, Amado Boudou, comenzó a ser juzgado ayer por la venta de la ex imprenta Ciccone Calcográfica, y en el inicio de debate su defensa pidió la nulidad por entender que “tiene que contar con la totalidad de los testimonios y las pruebas”, en referencia al rol que cumplieron los ex funcionarios de la AFIP, como su titular Ricardo Echegaray -entre otros-, y que aún permanece en el tramo de la instrucción del juez Ariel Lijo.
El ex vicepresidente esta acusado de los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles, que prevén hasta 11 años de prisión.
Boudou arribó minutos antes de las 9.30 a los tribunales federales de Comodoro PY 2002 e ingresó por una puerta lateral entre un doble cordón de custodia policial para dirigirse directo a la sala AMIA en el subsuelo del edificio.
Sin hablar con la prensa, el ex vicepresidente se ubicó en la primera fila de asientos para los acusados, en la sala de audiencias, junto a su abogado Eduardo Durañona, quien fue el primero en hablar ante el Tribunal Oral Federal 4 para pedir la nulidad del inicio del juicio.
Boudou es juzgado junto a su amigo y socio, el empresario José María Nuñez Carmona; el ex titular del fondo de inversión “The Old Fund” y supuesto testaferro, Alejandro Vandenbroele; el ex jefe de Asesores de AFIP, Rafael Resnick Brenner; el ex dueño de la imprenta Nicolás Ciccone, y el ex jefe de Gabinete de Asesores del Ministerio de Economía, Guido Forcieri. (NA)