Boudou sufrió un nuevo revés judicial

El ex vicepresidente Amado Boudou sufrió un nuevo revés judicial al quedar procesado por la compra de 19 automóviles de lujo cuando era ministro de Economía, pagados con sobreprecios a un empresario que era su amigo y que, además, no eran esenciales, según una resolución del juez federal Sergio Torres firmada ayer.
El fallo, que incluye también un embargo por 3 millones de pesos, complica la situación judicial del ex vicepresidente de la Nación durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, ya que, además, está cerca de ser enviado a juicio oral por supuesto cohecho en la causa que investiga la venta de la ex Ciccone Calcográfica y ya fue enviado a juicio por la falsificación de documentos de un automóvil Honda.
Ahora, Torres lo procesó sin prisión preventiva por “administración fraudulenta agravada” por la compra de esos 19 autos de alta gama y lo citó a una nueva declaración indagatoria en un desprendimiento de esta causa por la supuesta falsificación de un informe de la Sindicatura General de la Nación hecha para justificar la compra de los vehículos en el 2009, cuando se encontraba al frente del Palacio de Hacienda.
Para el juez, la compra fue un “capricho” que “no sólo implicó la adquisición de un lote de vehículos no esenciales para el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la Nación y por un monto superior a la firma “Guido Guidi SA” por una vinculación que se presenta particular, sino que, además, se trataba de comprar un automotor para uso particular para el Licenciado Amado Boudou.
Así consta en la resolución, en la que el magistrado también dio por probada la amistad que existía entre Boudou y el empresario Guido Guidi. (Télam)