Bullrich: “Recomendamos que se vayan”

POLEMICO CONSEJO DE LA MINISTRA DE SEGURIDAD POR LA CUMBRE DEL G20

La cumbre del G20 que se realizará entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en la ciudad de Buenos Aires promete alterar drásticamente la vida de los porteños, con un megaoperativo de seguridad, calles cortadas, estaciones de subte cerradas y el aeroparque clausurado.
Ante esa situación, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich planteó que la solución para los vecinos de la Capital Federal es simplemente irse. “Recomendamos a los porteños que se vayan, que disfruten del fin de semana largo, que se vayan el jueves”, lanzó la funcionaria. El viernes 30 se decretó feriado en territorio porteño para facilitar los operativos.
“Estamos absolutamente preparados con muchísimas fuerzas de seguridad en la calle y vamos a hacer un operativo muy fuerte”, adelantó Bullrich ante las protestas que se darán por la cumbre en la que estarán, entre otros, el presidente estadounidense Donald Trump, el ruso Vladimir Putin y el chino XI Jinping.
La ministra insistió en una entrevista en A24 que en la Ciudad habrá “muchas zonas vedadas” porque “las medidas de seguridad son muy fuertes”. “Las decisiones que vamos a tomar si existe violencia serán inmediatas”, se adelantó al plantear escenarios de protestas violentas y montada sobre la reciente aparición de artefactos de explosión caseros adjudicados a grupos anarquistas.

Equipamiento.
Por otra parte, el Gobierno presentó el equipamiento de seguridad que utilizará para custodiar la Cumbre del G20, entre los que se destaca la donación de motos, camionetas y camiones donados por China por un valor de más de 18 millones de dólares.
A dos semanas del comienzo del encuentro en el predio porteño de Costa Salguero y tras los ataques anarquistas registrados en los últimos días, la ministra Bullrich, encabezó un acto con el embajador del gigante asiático en Buenos Aires, Yang Wanming, quien confió en que la Argentina tiene “suficiente capacidad de enfrentar cualquier desafío de seguridad” durante la cumbre del G20.
“El trabajo de Argentina en la organización del G20 ha sido excelente, con reuniones en las que se ha logrado un resultado exitoso y por eso felicito al equipo de Seguridad argentino por enfrentar este desafío, que va a salir con todo éxito”, finalizó el embajador.
Por su parte, la funcionaria nacional remarcó que el Gobierno está “realmente contento de poder contar con este material donado por la República Popular China” y destacó que “la cooperación mutua que se viene llevando adelante en materia de seguridad ha sido muy fructífera”.
La donación oriental constó de 30 motos de custodia presidencial; dos camiones de despliegue rápido de vallas antidisturbios; cuatro camionetas blindadas de intervención rápida; 87 detectores de doble sensor para minas y objetos metálicos, de explosivos y drogas, de dispositivos electrónicos y de cables enterrados; 40 trajes de protección antiexplosivos; un kit antiexplosivos; 45 sistemas de inspección de rayos X de carga, de tomógrafos de túnel mediano para equipaje y bultos y de inspección de rayos X, entre otros elementos.
Según indicó el Ministerio de Seguridad, los vehículos e instrumentos donados tienen un valor de 18.300.000 millones de dólares y, una vez finalizada la Cumbre del G20, se asignarán a cada una de las cuatro fuerzas federales, según el perfil y las misiones específicas que tenga cada una de ellas y en función de las necesidades operativas que tenga la cartera conducida por Patricia Bullrich. (Pagina12.com y NA)

Un acuerdo para controlar las protestas
El Gobierno anunció que convocará a referentes de organizaciones políticas y sociales para lograr “un acuerdo” tendiente a que puedan realizar protestas durante la Cumbre de Líderes del G20 pero de una forma que permita “aislar a los que quieren realizar acciones violentas”.
“Vamos a plantearle a las organizaciones que tienen una tradición de movilizaciones en la Argentina un acuerdo para que puedan disponer, por supuesto, de sus ideas, de sus palabras, de lo que quieran expresar y aislar a los que quieren tener acciones violentas”, sostuvo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
En ese sentido, la funcionaria nacional precisó que esa convocatoria también contará con la participación de otras autoridades nacionales, principalmente la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, y con integrantes del Gobierno porteño.
A través de una carta firmada por Milman, se invitó al titular y a los líderes de las organizaciones del Serpaj a participar de reuniones “para garantizar los derechos constitucionales de quienes desean manifestarse contra la Cumbre y colaborar en la prevención de posibles hechos criminales”.
De esta manera, el Gobierno espera poder controlar las movilizaciones que sectores sindicales y sociales planean realizar el viernes 30 de noviembre. (NA)