Buscan quitar el nombre de Néstor

LUGRES PUBLICOS: PROYECTO DE LEY DE CAMBIEMOS

El gobierno de Mauricio Macri no sólo planea cambiar el nombre del Centro Cultural Kirchner sino que apuesta a eliminar el nombre del ex mandatario de todos los lugares públicos en los que fue impuesto desde su muerte en 2010.
En los despachos de la Casa Rosada circula un anteproyecto para prohibir que los lugares públicos lleven nombres de personas y dirigentes antes de haber transcurrido veinte años de su muerte.
La iniciativa replantea todo el modelo de nomenclatura de los bienes muebles e inmuebles del Estado.
Una de las cláusulas de la iniciativa propone hacer cambios de manera retroactiva. Así, no sólo podría cambiar el nombre del centro que funciona en el ex edificio de Correos, sino que la batalla cultural podría alcanzar a decenas de edificios, calles, hospitales y hasta rotondas que se llaman “Néstor Kirchner”.
Así trascendió ayer en el diario La Nación, que señala que “con este anteproyecto, el Gobierno pretende sortear las pujas por el nombre de un centro cultural particular, de un parque o de un aeropuerto, para ganar la batalla final, a través de una ley. Así, nada podría llevar el nombre ni de kirchneristas ni de antikirchneristas por mucho tiempo”.
El texto del anteproyecto propone crear “una comisión bicameral para la Denominación de Bienes y Espacios Públicos” cuya función sea “dictaminar en todos los proyectos de ley referidos a la imposición de nombres o denominaciones a bienes muebles e inmuebles del Estado, vías de circulación, obras, monumentos, y entidades en general”.

Revanchismo.
El titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, negó ayer que tenga una intención revanchista el proyecto de ley sino que, afirmó, el gobierno busca “salir del populismo”.
“Hay que esperar por lo menos 20 o 30 años para analizar a quienes homenajeamos. En un populismo del cual estamos tratando de salir todos los Argentinos, los valores simbólicos son muy importantes”, enfatizó Lombardi.
Consultado sobre si el proyecto de ley no podía ser interpretado como “revanchista”, respondió: “No es el objetivo de la ley. Durante 18 años se prohibió en la Argentina el nombre de (el ex
presidente Juan Domingo) Perón, y la verdad es que fue una actitud antidemocrática que alimentó el mito”. (DyN)

Compartir