Carboclor cerró su planta y despidió a 128 trabajadores

La empresa química Carboclor cerró su planta de Campana y despidió 128 trabajadores. La compañía, que pertenece en un 74,3 por ciento a la firma estatal uruguaya Ancap, había informado su determinación a fines de mayo cuando acusó la existencia de “una grave situación financiera”, informó el diario Página 12.
El martes pasado dispuso el cierre definitivo. Cuando arribaron a las instalaciones esa mañana los operaciones debieron corroborar si su nombre figuraba en la lista de personas habilitadas para ingresar a la planta. El día anterior se había celebrado una audiencia en el Ministerio de Trabajo donde la cartera que conduce Jorge Triaca acompañó pasivamente el cierre. La empresa conservará las actividades de distribución y logística asociadas a la Terminal portuaria que funciona en el mismo predio. La crisis en la industria química no está limitada a Carboclor sino que se extiende al resto del sector. En lo que va del año se contabilizan más de 500 despidos. En términos territoriales el cierre de la planta química emplazada en Campana se suma a la decisión del Gobierno de paralizar las obras en la central nuclear de Atucha dejando alrededor de 1000 trabajadores sin empleo.

Demanda interna.
La empresa controlada por el Estado uruguayo registra pobres resultados desde 2013 pero la situación se profundizó durante 2016 como consecuencia de la caída de la demanda interna, la apertura importadora, la caída en los precios internacionales de sus productos y el cambio de normas regulatorias para la elaboración de naftas sin plomo, que dejó fuera de mercado a uno de sus principales productos, el MTBE, cuyo uso fue prácticamente prohibido.
Carboclor había iniciado en julio del año pasado un proceso de búsqueda de interesados en comprar, total o parcialmente, las plantas del norte bonaerense, o en asociarse a los actuales dueños. Llegó a fin de año sin contar con ofertas concretas, por lo cual Carboclor pidió su concurso preventivo (asamblea de acreedores para refinanciar la deuda) para evitar la quiebra. En el mes de febrero de 2017, la Justicia comercial argentina aceptó y abrió el concurso. “Carboclor S.A. desvinculó 128 empleados”, informó la empresa a través de un comunicado.