Casanello sigue al frente del caso Báez

El juez federal Sebastián Casanello seguirá al frente de la investigación por presunto lavado de dinero por la que se encuentra preso el empresario Lázaro Báez, aunque la Cámara Federal ordenó que otro magistrado investigue si alguna vez estuvo en la quinta presidencial de Olivos.
La sala II de la Cámara Federal rechazó ayer la recusación que promovió Leandro Báez contra el juez Casanello, a la que luego se sumó el propio Lázaro Báez quien dio crédito a las versiones que indicaban que había visto al magistrado en la residencia presidencial.
“Las diversas pruebas producidas en el marco de este Incidente de recusación no permitieron comprobar el supuesto encuentro entre el juez, la ex presidenta y Lázaro Báez en la Quinta de Olivos mencionado en un reporte periodístico”, informaron fuentes judiciales.
Las notas periodísticas mencionadas en el fallo de los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun fueron luego acompañadas por una nota enviada a la Cámara por Lázaro Báez quien la respaldó en una audiencia “no jurada” ante ese tribunal.
En el proceso de recolección de pruebas, la Cámara Federal recibió un informe elaborado por la Policía Federal en el que se indicaba que no había registros del presunto paso de Casanello por la quinta de Olivos y escuchó el testimonio de dos secretarios de la ex presidenta y de un mozo invocado por Báez quienes también negaron haber visto al magistrado.
“Como la posibilidad de producir prueba en el trámite de la recusación es limitada”, la Cámara ordenó “la extracción de testimonios para la formación de causa por separado, para que un juez investigue la ocurrencia o no de las aludidas reuniones en la Quinta de Olivos”, informaron las fuentes. (Télam)