Cátedra sobre aborto generó polémica

CUESTIONAN A UNIVERSIDAD

La puesta en marcha de una cátedra que abordará el aborto como un problema de salud en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) despertó una ola de críticas traducida en unos diez mil correos electrónicos dirigidos al decanato.
La avalancha de críticas fue contestada con una visión opuesta por unos dos mil correos electrónicos enviados por adherentes a la cátedra, entre los que se encontraban además de ciudadanos, gremios y ONGs, el decano de la facultad de Ciencias Médicas, Ricardo Nidd.
A pesar de los mensajes contrarios, las autoridades universitarias se mantenían el lunes en una posición firme para sostener la iniciativa de la cátedra, que será optativa en la Facultad.
Nidd aseguró en declaraciones reproducidas por el diario La Capital que “ni 150 mil e-mails van a torcer la autonomía universitaria” y recordó que el aborto bajo ciertas condiciones es legal.
La cátedra, argumentan en la UNR, atiende una problemática real, que ya cuenta en Santa Fe con un protocolo legal para los hospitales, mientras que los abortos clandestinos son la principal causa de muerte de mujeres embarazadas de entre 18 y 21 años.
La cátedra, que estará a cargo de la Red de Profesionales de Salud del Derecho a Decidir, se dictará a partir de agosto y convertirá a la casa de altos estudios rosarina en pionera al incluir el aborto en una currícula de modo integral.
Nidd recordó que “el aborto es un tema que ya se aborda a través de diferentes cátedras, como tocoginecología, bioética o medicina preventiva, pero que ahora va a tener un espacio para tomarlo en mayor profundidad”.
La implementación de la clase, que será una de las 50 de carácter optativo con las que cuenta la carrera de medicina, fue objeto de un largo debate en el Consejo Directivo de Ciencias Médicas, que finalmente la aprobó por unanimidad.
De acuerdo con el Código Penal argentino, el aborto puede realizarse con el fin de evitar un peligro para la vida y para la salud de la mujer. Si ese riesgo no puede aventarse por otros medios, cuando el embarazo proviene de una violación o cuando es producto de un atentado al pudor sobre mujer idiota o demente. (NA)