CFK pidió poner “límites” al Gobierno

"NO ME INTERESA TOCAR TIMBRES SINO ILUMINAR CABEZAS"

La candidata a senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner hizo pie ayer en Hurlingham, donde se mostró en un acto con el intendente “Juanchi” Zavaleta, quien redireccionó su apoyo hacia Unidad Ciudadana luego de respaldar hasta las PASO a Florencio Randazzo, y sostuvo que no tiene interés en “tocar timbres” sino en “tocar e iluminar cabezas”.
En su persistente afán por captar la mayor cantidad posible de votos de extracción peronista que el 13 de agosto se volcaron por otras boletas de la oposición, la ex presidenta comenzó su discurso en el Centro Cultural Leopoldo Marechal agradeciendo la decisión de Zabaleta, que tildó de “ejemplar”.
“En nombre de Unidad Ciudadana (UC), quiero agradecerte la actitud de un compañero que hoy está junto a nosotros. No significa ni arrepentirse de donde estuvo ni nada. Significa en política que los que han obtenido la voluntad popular son reconocidos y, sobre todo, porque es necesario canalizar en un espacio político como es UC el lugar para poner un limite a este ajuste”, reflexionó.

Unidad.
Si bien faltan menos de diez días para los comicios y por ende hay escaso margen para nuevos realineamientos, Cristina insistió en exhibir a Hurlingham como un “lugar emblemático y ejemplar de cómo tenemos que hacer las cosas los que creemos en la unidad del campo nacional y popular”.
En este marco, pidió un último esfuerzo a la militancia para “convencer a cada uno de los que no están convencidos”, pero aclaró -en una chicana al oficialismo- que a ella no alienta el método de “timbreo” y que es proclive a la persuasión con argumentos.
“Necesitamos convencer a cada uno de los que no están convencidos. No para tocar el timbre sino tocarle despacio la cabeza, ponerle una mano. No me interesa tocar timbres sino iluminar y tocar cabezas”, recalcó.

Tarifazos.
Un rato antes, la ex presidenta había advertido sobre la creciente importación de petróleo y cuestionado las razones alegadas por el Gobierno para dar luz verde a las alzas en las tarifas de los servicios de gas y electricidad.
“Estoy indignada con este tema del petróleo porque me tuve que bancar callada durante meses que este tipo (en aparente alusión al presidente Mauricio Macri) dijera que no teníamos energía, que era todo un desastre, que había que recuperar la soberanía hidrocarburífera. Y resulta ser que cuando vemos los datos del propio Ministerio están importando más petróleo en estos 18 meses que en los ocho años que me tocó ser Presidenta”, denunció, tras lo cual volvió a alertar sobre el endeudamiento externo.
En este sentido, llamó “saqueadores” a los funcionarios del Gobierno, y al respecto dijo que están “hipotecando el futuro del país” y “ahogando las posibilidades de crecimiento y desarrollo”. “Están sometiendo al pueblo, a la sociedad, a una inflación en de alimentos que no se tolera”, sentenció. (NA)