CFK reveló que Rocca negó sus críticas

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner le manifestó ayer al empresario Paolo Rocca la necesidad de dar a “conocer los ‘modus operandi’ de cierto monopolio -este sí de carácter ilegal- que aún subsiste en nuestra querida Patria”, luego de que el presidente le Techint se despegara de las afirmaciones que esta semana le atribuyó el diario Clarín tras su discurso en la Academia de Ingeniería.
La Presidenta y el empresario mantuvieron entre el viernes y ayer un intercambio de misivas en el que aclararon las situación planteada a partir de la publicación del diario Clarín, en la que Rocca aseguró que “una periodista que no logró acceder a la reunión buscó información sobre el contenido de la discusión de uno de los participantes, y lo elaboró a su manera, sin ningún contacto con alguien de nuestra organización”.
Cristina, tras leer la explicación del empresario le expresó: “Me siento en la obligación de comunicarle a usted que daré carácter público a ambas cartas. Las suya y la mía. En la comprensión de que las instituciones sean privadas -como la que usted preside- o publicas, como en mi caso, como así también los más de 40 millones de argentinos, merecen tener acceso a una información veraz y sobre todas las cosas: conocer los modus operandi de cierto monopolio -este sí de carácter ilegal- que aun subsiste en nuestra querida Patria”.

Notas.
El intercambio de correspondencia se inició el viernes cuando el CEO de Techint le escribió a la Presidenta para informarle cuáles eran las “notas” en las que se había basado el discurso que dio el pasado lunes, escuchado por “15 miembros de la Asociación, sin presencia de otros invitados o periodistas”.
Entre las notas, detalló Rocca, decía que “la industria argentina ha crecido desde 1998 hasta hoy a una tas muy elevada, superior a la de cualquier otro país de la región”.
Allí también señaló que “la capacidad exportadora de la industria nacional se ha también incrementado, y su nivel de apertura hacia el mundo se ha duplicado en el período en cuestión”.
También se basó en notas que decían que “a partir de la crisis mundial del 2008” los indicadores de “competitividad” de la industria Argentina “se han ido deteriorando”.

Como apareció en Clarín.
Sin embargo, en la nota publicada por el diario Clarín el 5 de septiembre se señalaba que Rocca dijo que “a partir de 2008 el Gobierno perdió el rumbo”, que “no se sabe para dónde va” y que “la Argentina tiene un gran potencial, pero está muy mal gestionada”, entre otras cosas.
Al referirse a la “competitividad de las exportaciones” el empresario apuntó en su carta que una de sus notas decía que habían sido afectadas por “el incremento del los costos laborales”.
Sobre eso el diario Clarín había publicado que Rocca dijo:”El costo de un obrero industrial en la Argentina es de 24 dólares por hora, contra 12 dólares en México y 9 dólares en Brasil. Eso sí, el operario argentino sigue siendo el más calificado”.
Durante su discurso del jueves, la presidenta respondió a esas interpretaciones: “Parece que el obstáculo para que haya menos costo laboral soy yo”. (Télam)