CGT: “Entre cinco y ocho puntos”

EL SECRETARIO GENERAL JUAN CARLOS SCHMID SE QUEJO POR LA PERDIDA DEL PODER ADQUISITIVO

Juan Carlos Schmid, uno de los tres secretarios generales de la CGT, se quejó ayer de que el salario haya perdido “entre cinco y ocho puntos” en lo que va del año contra la suba del costo de vida, pero aclaró que ahora las discusiones con el Gobierno pasan por frenar los despidos.
Schmid dijo que el miércoles de esta semana la cúpula de la central obrera se reunirá en la Casa Rosada con la “Mesa del Diálogo”, donde él y sus pares insistirán “sobre el tema del empleo” porque “la centralidad del trabajo es el eje dominante de cualquier discusión”.
En declaraciones al Diario Popular, el sindicalista se quejó por la pérdida de poder adquisitivo del salario que se registró este año debido a la devaluación impulsada por el Gobierno y el impacto de la inflación, recalentada por esa depreciación del peso y la suba de tarifas.
“Hubo una brutal transferencia de los asalariados a los sectores más concentrados de la economía. Y la pérdida del salario, según cada sindicato, ronda entre los 5 y los 8 puntos de poder adquisitivo que no han podido reparar ni las paritarias ni esta compensación que hemos pedido: el bono”, dijo Schmid.

Marchas.
Al fundamentar por qué decidieron los cegetistas marchar con los movimientos sociales para reclamar la emergencia social, uno de los líderes de la central obrera dijo que “también tenemos problemas propios como son los despidos, las suspensiones y la caída del poder adquisitivo”.
Según dijo, el problema de la pérdida de empleos continúa: “En algunos lugares hay despidos, en otros suspensiones y, en otros, vacaciones adelantadas. Hay una caída de la actividad que se refleja en casi todos los sectores”.
“Si a esto le sumamos una apertura del comercio exterior que, desde nuestro punto de vista, está causando más daños que beneficios, estamos frente a una situación que cada vez se ensombrece más”, sostuvo.

Plan Productivo.
Al responder sobre si en las mesas tripartitas apuestan a consensuar medidas de mediano plazo y avanzar en un Plan Productivo, Schmid respondió que el sindicalismo “siempre se preocupó por tener una mirada de mediano y largo plazo”.
“Estamos en una coyuntura muy particular: primero hay que estabilizar la economía. No voy a pintar el camarote cuando el barco se está hundiendo”, dijo.

Acuña.
Carlos Acuña, uno de los secretarios generales de la CGT, apuntó ayer contra el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, por sus dichos en contra de La ley de Emergencia Social, y subrayó que “se lavan las manos” cuando afirman que “con una ley no se arregla el problema”.
“Marcos Peña y el Presidente se lavan las manos al decir que con una ley no arreglamos el problema. Ellos son los que gobiernan y tienen que dar las políticas y las leyes para poder gobernar”, aseguró uno de los tres jefes del triunvirato que lidera la CGT, en diálogo con Radio del Plata.
Agregó que es una “falta de respeto” que el Gobierno razone en esos términos para descalificar la medida del salario social complementario para los trabajadores informales, y de un aumento del 15 por ciento en las asignaciones universales por Hijo y Embarazo.
“Vamos a esperar que el Gobierno reflexione y no vete la ley de Emergencia Social. En el momento en que sucedan esas cosas se reunirá el Consejo Directivo y decidirá los pasos a seguir”, advirtió el sindicalista cercano al massismo.

Ley.
La ley de Emergencia Social, cuyos autores son Juan Manuel Abal Medina (PJ-FpV) y Jaime Linares (GEN), ya cuenta con media sanción del Senado y ahora necesita de la aprobación de Diputados para convertirse en ley, algo que estría muy lejos de ser posible ya que la oposición no tiene los dos tercios de la cámara para tratarla sobre tablas, y además el Gobierno no tiene en carpeta incluir la iniciativa en la sesión extraordinaria del próximo 14 de diciembre. (NA)

Compartir