Chico murió tras una golpiza por ser “Flogger”

Un amigo de la víctima admitió que a veces son discriminados por pertenecer a esa moda, aunque dijo que el ataque no estuvo motivado por esa situación. Hay tres sospechosos detenidos, dos de ellos menores.
Un adolescente de 16 años murió ayer luego de ser atacado a golpes a la salida de un boliche de la localidad cordobesa de Las Tapias y los investigadores creen que la víctima fue agredida por su aspecto y vestimenta vinculados a la tribu urbana “flogger”. Un amigo de la víctima, testigo directo del hecho, admitió que a veces son discriminados por pertenecer a esa moda aunque dijo que el ataque no estuvo motivado por esa situación.
Fuentes policiales informaron que por la muerte de Guillermo Joel Cáceres (16), cuyas causas aún se procuran determinar, fueron detenidos tres sospechosos, dos de ellos menores de edad. Cáceres fue encontrado ayer por la mañana a las 6.50, gravemente herido en la calle, cerca del local nocturno “Nabuco”, ubicado en la zona céntrica de boliches de Las Tapias, vecina a Villa Dolores, en el Valle Traslasierra, unos 200 kilómetros al oeste de la ciudad de Córdoba.
Juan Pablo un amigo de Cáceres, recordó ayer por la tarde a la prensa que eran un grupo de cinco chicos que habían ido a bailar y que se retiraron de ese local cerca de las 6. “Hicimos unos 150 metros y aparecieron ocho tipos, de entre 17 y 20 años, y nos empezaron a gritar cosas y a seguir. Algunos salimos corriendo pero Guillermo tuvo la mala suerte de que tropezó y así lo agarraron entre todos”, relató. El chico indicó que en ese momento, a su amigo “lo agarraron a patadas en el piso”.

Amigo.
Consultado de si los atacaron por su aspecto de “floggers”, Juan Pablo dijo: “Nos discriminan por eso, dicen que parecemos mujeres por los pantalones que usamos. Pero no fue por eso. La
cosa venía de antes y por otro chico”.
Por su parte, el comisario mayor Oscar Criado, jefe de la Departamental San Javier, informó a la prensa que efectivos a bordo de un patrullero recorrían la zona en tareas de prevención cuando uno de los jóvenes del grupo de Cáceres los alertó de que el chico se encontraba herido y tirado en la calle. “Cuando los policías arriban al lugar, se encontraron con este chico, onda flogger, bastante grave, en estado desesperante, por lo que fue trasladado de inmediato al hospital”, explicó. La víctima fue trasladada de urgencia al Hospital Regional de Villa Dolores, cabecera del departamento San Alberto, donde finalmente murió a las 7.40.
“Entró al hospital con un paro cardiorrespiratorio por lo que se le realizaron las tareas de reanimación, aunque lamentablemente murió minutos después”, precisó Criado.

Detenidos.
Poco después, los policías apresaron a tres sospechosos, un joven de 20 años y dos menores de 16, que primero quisieron huir por lo que hubo una breve persecución por la calle.
“Aparentemente hay una fobia hacia esta nueva moda flogger y esa podría ser una de las causales de este homicidio”, agregó el jefe policial.
El caso es investigado por el fiscal de Villa Dolores, Emilio Andruet, quien confirmó a la prensa que los protagonistas del hecho estuvieron en el boliche pero que la agresión se produjo en el exterior del local, en plena calle.
“Supuestamente los agresores empiezan a insultar a este otro grupo (que integraba la víctima) por la forma de vestir y el aspecto de estos chicos”, dijo el fiscal. “Los testigos que hemos recepcionado refirieron que fueron al menos dos personas las que golpearon a la víctima. Así que en las próximas horas podríamos identificar a los autores, uno de ellos sería mayor y otro menor”, explicó Andruet.

Autopsia.
El fiscal contó que aguarda los resultados de la autopsia para determinar con precisión la mecánica de la muerte del adolescente ya que el cadáver fue inspeccionado por un médico de policía pero no por los forenses judiciales. Es que el único perito de Villa Dolores está con carpeta médica y la diligencia la debe cumplir el de la vecina Dean Funes.
Según Juan Pablo, a Guillermo “no le pegaron tanto para que muriera” y no descartó la posibilidad de que su amigo se “asustó” porque lo agredían y que eso le provocó una falla cardíaca. “No tenía marcas. Cuando lo encontramos le faltaba el aire, tenía los ojos para atrás y casi no tenía pulso”, agregó.
En tanto, la madre de uno de los amigos de la víctima contó que su hijo y Cáceres habían sido compañeros de escuela desde el primario, que habían ido a bailar “como cualquier otro adolescente” y que eran “chicos sanos”. “Fue una gresca, una pelea. No puedo explicarlo”, añadió entre lágrimas. (Télam).