Inicio El Pais Hallan droga que podría usarse para el cáncer de mama y ovario

Hallan droga que podría usarse para el cáncer de mama y ovario

Científicos del CONICET, en colaboración con investigadores de Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido, hallaron una posible droga que podría usarse para el tratamiento de pacientes con cáncer de ovario y mama hereditario. Los resultados fueron publicados en la revista científica Clinical Cáncer Reseach –Translational Cancer Mechanisms and Therapy.

El equipo liderado por Gastón Soria, investigador adjunto del CONICET, en el Centro de Investigación en Bioquímica Clínica e Inmunología (CIBICI, CONICET-UNC), se propuso identificar algún blanco terapéutico para la deficiencia en los genes BRCA1 o BRCA2. Realizaron un análisis de centenares de drogas que puedan usarse en nuevas terapias contra los cánceres de mama y ovario, usando un método de screening, un análisis de alto rendimiento de droga, que fue desarrollado en parte por investigadores del CONICET en la Universidad de Córdoba y que el año pasado había ganado el premio UNC innova a la investigación aplicada.

La proteína que identificaron en esta investigación es la PLK1, y podría ser un blanco terapéutico para el tratamiento de este tipo de cánceres hereditarios. “Encontramos que efectivamente cuando se inhibe la proteína PLK1, las células mutantes para BRCA1, son muy sensibles a estos inhibidores, mucho más sensibles que una célula normal; lo cual te da eso que uno está buscando: que la droga sea selectivamente tóxica, en determinada dosis, contra la célula tumoral, y poco o nada tóxica contra la célula normal”, explicó.

“En la jerga científica se le llama letalidad sintética, -una toxicidad selectiva contra una vulnerabilidad que tiene la célula tumoral y que no tiene la célula normal. De hecho es el nombre de nuestro laboratorio –letalidad sintética en cáncer- es nuestro principal objetivo encontrar drogas nuevas que ataquen de manera selectiva a células tumorales mediante este mecanismo”, sostuvo Soria.

Una vez identificado realizaron las pruebas de validación pudieron probarlo en diferentes modelos celulares y tridimensionales, después a animales y por último un estudio de pacientes sobre una base de los Estados Unidos.

Para esta investigación, explican, utilizaron datos provistos por el proyecto The Cancer Genome Atlas, del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, que alberga información de más de 20.000 pacientes de entre 33 tipos de cáncer. En total son 2.5 terabytes de información sobre distintos aspectos genéticos, epigenéticos y de transcripción de estos genes que pueden ser consultados por investigadores y profesionales de la salud del mundo.

“Lo que hicimos es un estudio retrospectivo, al analizar bases de datos de pacientes, observamos  que los pacientes de cáncer de mama que tienen baja expresión de BRCA1 , tienen mayor expresión de proteína Polo-Kinase 1 en estos tipos de tumores”, expresó Gastón Soria.

“Que haya sido publicado en Traslational Cancer Mechanisms and Therapy, indica más acercamiento a, justamente, lo traslacional. Investigaciones que están más cercanas a la aplicación clínica, por decirlo de algún modo”, confirmó Soria.

El proyecto había comenzado en 2015 al obtener el grupo un financiamiento de la empresa  GlaxoSmithKline (GSK) mediante su programa Trust in Science, que con Sudamérica como foco comenzó a buscar, en conjunto con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, proyectos para la identificación de nuevos blancos terapéuticos en oncología.

Del trabajo participaron, además, Élmer Fernández, investigador independiente en el CIDIE (CONICET, Universidad Católica de Córdoba); Beatriz Caputto, investigadora superior y  Germán Gil, investigador adjunto, ambos del CIQUIBIC (CONICET-UNC); José Luis Bocco, investigador superior en el CIBICI;  Vanesa Gottifredi del Investigadora principal del CONICET en el IIBBA, Fundación Instituto Leloir; Gerard Drewes Cellzome AG de Alemania; Kevin Madauss de GlaxoSmithKline, de los Estados Unidos; e Isro Gloger de GlaxoSmithKline del Reino Unido. (Fotografía: Conicet)