Cinco chicos murieron calcinados

La tragedia ocurrió poco después de la medianoche, en una precaria vivienda sin gas ni luz eléctrica. Los seis niños estaban solos porque su madre había salido a trabajar.
Cinco hermanos, de entre 2 y 14 años, murieron ayer por la madrugada al incendiarse la precaria vivienda que habitaban en La Plata, mientras que otro de ellos, de 11, pudo salir de la casilla pero quedó internado en el Hospital de Niños con quemaduras en parte de su cuerpo. El gobernador Daniel Scioli se manifestó “muy compungido por la tragedia” y acompañado por los ministros de Salud, Claudio Zin, y de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, visitó al niño hospitalizado para asistir a la familia.
El mandatario bonaerense antes de iniciar un acto donde se lanzó un plan para fomentar la inclusión efectiva y la promoción de los derechos de la niñez y la adolescencia pidió un minuto de silencio por los cinco hermanos niños fallecidos. Scioli consideró que esta tragedia junto con la muerte de la niña de dos años en Almirante Brown, son “problemas muy serios que no se solucionan comentándolos, sino encarando políticas muy activas, con un Estado orientador, ordenador, que fije prioridades. Y ésta es una prioridad para nosotros”.
Respecto del niño que pudo salvarse dijo a los medios que “tiene el 30 por ciento de su cuerpo quemado, pero con muchas posibilidades de salir adelante” y señaló que tanto él como su madre, Lorena Messa, son “asistidos por psicológicos de Salud y Desarrollo Social”.
También destacó el trabajo de los médicos del Hospital de Niños de la ciudad Sor María Ludovica “que desarrollan una tarea titánica de cara a la comunidad, atendiendo la problemática de los niños”.

Niños solos.
Desde la policía provincial informaron que la tragedia se produjo a las 0,30 de ayer en una casa de la calle 97, entre 5 y 6, donde los seis hermanos se encontraban solos debido a que su madre había salido a trabajar. Una dotación de Bomberos de Villa Elvira asistieron al lugar pero las llamas ya habían consumido prácticamente toda la casilla, y sólo al remover los escombros pudieron hallar los cuerpos calcinados de los cinco hermanos.
Las causas del incendio no fueron precisadas por la policía, aunque se confirmó que la casilla, de ocho metros por ocho, no tenía ni gas ni luz eléctrica, por lo que no se descarta que el
fuego surgiera de alguna vela encendida. Carlos Formoso, del hospital pediátrico platense, explicó a los medios que el niño sobreviviente “presenta quemaduras en la cara, el tronco y miembros superiores, de quinta intensidad”.
Formoso explicó que “dentro del cuadro que presenta está estable, respira por sus propios medios y se encuentra lúcido, por lo que se estima que en las próximas horas egresará de terapia y será derivado a una sala más específica”. El niño, de 11 años, “pregunta por su familia pero aún no se le informó lo ocurrido. El hospital tiene un equipo especializado que evaluará cuándo se le contará”, agregó.
El ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin, afirmó que el niño “está en el mejor lugar y con la mejor gente” y explicó que ya le ofreció “todo el apoyo” a la directora del hospital que “por ahora cuenta con los materiales adecuados” para tratar al pequeño. (DyN)