Inicio El Pais Ciudades suspenden las clases

Ciudades suspenden las clases

LLUVIA CAUSO DESTROZOS Y ANEGAMIENTOS

En la provincia de Buenos Aires algunos distritos permanecían ayer a la mañana todavía anegados por el temporal de lluvia y vientos que azotó la región, y se esperaba al cese de alerta para las próximas horas, informaron fuentes oficiales.
«La provincia está monitoreando la situación», dijeron fuentes provinciales y aclararon que continuaban anegamientos en algunos distritos, -como Luján, Tandil, General Pueyrredon-, pero señalaron que están respondiendo «locamente las áreas municipales».
En algunas ciudades como Mar del Plata, Tandil y Villa Gesell, por seguridad, las autoridades comunales también decidieron suspender las clases al menos por 24 horas.
Por otro lado, se esperaba el cese de alerta para las próximas horas, y se informó que los ríos y arroyos estaban en sus cauces. «Se encuentran al límite, pero escurriendo y no hay previsión de
desbordes», dijeron los voceros.

Quilmes bajo agua.
Por otra parte, el municipio de Quilmes se vio afectado con fuertes inundaciones, vecinos evacuados, cortes de luz y zonas de calles anegadas, luego de varios días de intensas lluvias, afirmaron desde Defensa Civil local.
A pesar de que las lluvias cesaron hace algunas horas, el caudal de agua en muchas zonas de la ciudad ubicada sobre la costa del Río de la Plata tarda en bajar y varios vecinos siguen afectados por las consecuencias que dejó el temporal de los últimos días.
Desde Defensa Civil aseguraron que se está trabajando en las zonas más afectadas, «se les pregunta a los vecinos de la zona qué necesitan y, si es necesario, se los acerca a sus domicilios con alguna embarcación», indicó el subsecretario de Emergencias, Protección Civil y Ordenamiento Urbano del Municipio, Juan Manuel Mendizábal.
El funcionario, además, remarcó que «por ahora son solo dos los evacuados». En contraposición, referentes sociales de esa localidad afirmaron que la situación es «muy grave» y son varias las casas ubicadas en las cercanías del arroyo las que se ven afectadas con agua en su interior y grandes pérdidas materiales.
«Al desbordar el arroyo, que está tapado en mugre, el agua avanza por la calle Rodolfo López y afecta directo a los barrios Colino, Novak y Emporio del Tanque que son los más afectados con agua dentro de las casas», dijo María Ávila, vecina y representante del barrio.
María Rosa, responsable del comedor «Barrio Papa Francisco II», contó que más de 20 familias perdieron todo con el temporal.
«No es la primera vez que nos pasa, siempre que llueve se inunda todo», afirmó. Y explicó que con las calles anegadas, los más de 100 chicos que asisten al comedor no pueden acercarse para recibir la comida. «Cada vez que llueve aunque sea un poco empieza a inundarse, no tiene nada que ver la cantidad de días ni el apagón de luz», manifestó Jorge, vecino
del barrio la Corina.

Junio lluvioso.
En los primeros dieciocho días de junio llovieron 168 milímetros de agua en la ciudad de Buenos Aires, lo que lo convirtió en el tercer mes más lluvioso de los últimos 73 años, aunque el récord absoluto ocurrió en igual periodo de 1972, informó ayer el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).
«Estos últimos cuatro días llovieron más de 150 milímetros en la Ciudad mientras que lo normal es un acumulado de 58 para esta zona y en todo el mes lleva acumulado 168 milímetros», dijo a Télam la meteoróloga Cindy Fernandez, del SMN. (Télam)

Hogares siguen sin luz
Más de 33 mil hogares de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense continúan sin luz debido a problemas en la red de media y baja tensión, principalmente por causas climáticas, aunque aún no se descarta consecuencias por la falla que ocasionó el apagón masivo del domingo.
Según información desde el Ente Regulador de Energía (ENRE), ayer a la mañana seguían sin luz unos 33.479 usuarios, de los cuales 25.052 correspondían a Edesur y el resto a Edenor.
Desde las distribuidoras informaron que los cortes «no tienen que ver con lo sucedido el domingo (el apagón), sino que se relacionan con las condiciones climáticas que atraviesa la zona desde hace más de siete días, que provoca cámaras inundadas y cortes de cables».
Sin embargo, desde Edesur reconocieron que «puede haber alguna afectación que tenga relación con el apagón, alguna más directa y otra más indirecta, porque cuando se produce una situación de estas características hay cables que pueden resentirse por diferencias de tensión o por otras cuestiones», aunque reafirmaron que no es el principal motivo de los cortes vigentes.
Por su parte, desde la Secretaría de Energía señalaron que «en 15 días estarán los informes sobre la causa del apagón» y ratificaron que «el servicio se restableció al cien por ciento, aunque hay personas sin luz por las lluvias y tormentas».
El domingo, pasadas las 7 de la mañana, una falla masiva en el sistema de interconexión eléctrica dejó sin energía a toda la Argentina, Uruguay y sur de Brasil.