Comenzaron los alegatos

JUICIO POR LA TRAGEDIA DE ONCE

El fiscal federal Fernando Arrigo afirmó ayer que la conducta seguida por quienes tenían a su cargo la custodia de bienes del Estado fue “determinante” para el choque del tren en la terminal Once, el 22 de febrero de 2012, que causó 51 muertos.
El funcionario judicial comenzó ayer su alegato, que se estima se prolongará varias jornadas, ante el Tribunal Oral Federal Dos (TOF2), a cargo debate que se realiza en la Sala Auditorium de Comodoro Py 2002 de la Ciudad de Buenos Aires.
Aquella mañana, la formación Chapa 16 de la línea Sarmiento, cuya concesión tenía la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), chocó con el paragolpes del andén dos de la terminal ferroviaria, por causas que se buscan dilucidar.
Arrigo se expedirá sobre las responsabilidades que tuvieron en el hecho el maquinista Marcos Córdoba, ex funcionarios públicos y directivos de las empresas TBA y de Cometrans, que controlaba a la anterior.
Antes, el TOF 2 debió resolver un planteo del fiscal debido a la ausencia de uno de los procesados, el empresario Mario Cirigliano, ausente por un cuadro de gastroenteritis.
Arrigo sostuvo que era necesaria la presencia del procesado para que pudiera escuchar la eventual acusación y las pruebas en su contra.
El TOF 2, integrado por Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Tassara, decidió que mientras dure su internación en el Hospital Italiano, Mario Cirigliano siga los alegatos por el sistema de video conferencia.
La acusación de la fiscalía fue precedida por las querellas, dos de las cuales solo pidieron pena para Córdoba, en tanto que las restantes reclamaron la absolución del maquinista. (Télam)