Conciliación obligatoria en el conflicto con imprenta RR Donnelley

El ministerio de Trabajo bonaerense dictó la conciliación obligatoria en el conflicto que se inició ayer en la imprenta RR Donnelley ubicada en la localidad de Garín, que sorpresivamente cerró sus puertas y dejó sin trabajo a más de 400 empleados.
La medida la dictó ayer la cartera laboral en el marco de una audiencia que se realizó en La Plata y de la que participaron abogados de la empresa, trabajadores y representantes del gobierno bonaerense.
El diputado provincial del Frente para la Victoria, Miguel Funes, que acompañó a los trabajadores, explicó a Télam que se dictó una conciliación obligatoria “porque ya no se puede evaluar ningún procedimiento preventivo de crisis porque ellos plantearon la quiebra”.
“Ahora se abre un margen de 15 días donde las partes deben retrotraer la situación y no deben tomar ningún tipo de medidas. Esperemos que la parte empresarial la cumpla y mañana abra la imprenta”, graficó.
Tras la reunión en La Plata, los trabajadores resolvieron hacer una guardia nocturna en la puerta del establecimiento y el ministerio de Trabajo constatará mañana que se cumpla la conciliación obligatoria.

Acusación.
El legislador acusó además a los directivos de “plantear la quiebra” de la empresa “para condicionar al gobierno nacional y hacer ver que hay un problema económico”.
“Hicimos una visita hace dos meses con otros legisladores porque la empresa había presentado un preventivo de crisis -un procedimiento administrativo de la patronal- en el Ministerio de Trabajo nacional, en el que plantearon que habría una reestructuración en la planta”, relató. (Télam)