Condenan a un militar y a un matrimonio apropiador por el robo de una bebé en dictadura

Un exagente de inteligencia del Ejército y un matrimonio fueron condenados a 10 y 3 años de prisión, respectivamente, por robar durante la última dictadura una bebé, hija de desaparecidos.

Segundo Héctor Carabajal fue sentenciado por la apropiación de Claudia Domínguez Castro, quien recuperó su identidad en 2015, a los 37 años, cuando supo que era hija de Gladys Castro y Walter Domínguez, dos militantes comunistas de la provincia de Mendoza.

La querella que representó a Abuelas de Plaza de Mayo pedía 15 años de prisión para Carabajal y seis años para el matrimonio, formado por Julio Bozzo y Antonia Reitano, que recibió a la bebé y la inscribió en el Registro Civil como hija propia.

Gladys y Walter fueron secuestrados en su casa por un grupo de la ciudad mendocina de Godoy Cruz el 9 de diciembre de 1977, cuando ella estaba embarazada de 6 meses: la niña nació en cautiverio en marzo de 1978, informó en un comunicado la entidad presidida por Estela de Carlotto.

Carabajal, quien prestaba servicio en el Destacamento de Inteligencia 144 del Ejército, se apropió de la bebé y la entregó a Bozzo y Reitano.

“A 41 años de estos crímenes, Claudia y su familia tienen algo de justicia”, subrayó Abuelas de Plaza de Mayo.

Sin embargo, la organización lamentó que el matrimonio apropiador haya recibido una pena de tres años, de ejecución condicional.
“Ambos fueron hallados culpables de la apropiación de Claudia pero sin pena efectiva. Debemos remontarnos más de 20 años atrás para encontrar una sentencia tan benigna ante un delito tan grave”, advirtió.

La organización estima que unos 500 bebés fueron robados durante la dictadura, de los cuales 128 fueron encontrados y recuperaron su identidad, el último en 2018. (NA)

Foto: Elonce