Condenaron a una apropiadora

JUICIO POR LA SUPRESION DE IDENTIDAD DEL NIETO 120

El Tribunal Oral Federal de Santa Fe condenó ayer a ocho años de prisión a Cecilia Góngora y a seis años a la médica obstetra Elsa Nasatsky, en el juicio por la apropiación y supresión de la identidad en 1977 del entonces recién nacido José Luis Maulín Pratto, el nieto número 120 recuperado por Abuelas de Plaza de Mayo.
El miércoles al mediodía, el presidente del TOF, José María Escobar Cello, leyó la sentencia, que era aguardada con mucha expectativa por familiares de Maulin Pratto y militantes de las agrupaciones Hijos, Unidos del Norte y de gremios, entre otras organizaciones que se dieron cita en las puertas del edificio judicial de la capital santafesina.
El TOF de Santa Fe señaló a Cecilia Góngora como autora penalmente responsable de los delitos de retención u ocultamiento del bebé previamente sustraído a su madre, falsedad ideológica de documento público y alteración de estado civil del recién nacido, que fue inscripto bajo la identidad falsa de José Luis Segretín.
La apropiadora fue sentenciada a ocho años de prisión y la obstetra que intervino en el parto controlado por represores de la Fuerza Aérea, Elsa Nasatsky, a seis años, como autora y partícipe necesaria de los delitos de falsedad ideológica de documento publico y alteración de estado civil de Maulín Pratto.
La médica fue en cambio absuelta de los delitos de retención y ocultamiento de la víctima, por los que también había sido acusada en este proceso.
Un tercer imputado en la causa falleció dos años antes de la sentencia dictada: el entonces jefe de Inteligencia de la Brigada Aérea de Reconquista, Danilo Sambuelli, murió en 2014 tras ser condenado a 21 años de prisión en otro juicio por delitos de lesa humanidad.
El TOF declaró además la falsedad de la partida de nacimiento en la que la víctima figura como José Luis Segretin y de su correspondiente DNI, y ordenó en consecuencia al Registro Civil de Reconquista efectuar las rectificaciones correspondientes y expedir un nuevo DNI que acredite la verdadera identidad de Maulin Pratto.
Además, en su veredicto, el Tribunal Oral de Santa Fe resolvió que las acusadas permanezcan en libertad hasta tanto la sentencia quede firme.
Finalmente, el TOF fijó para el 6 de octubre próximo la audiencia en la que se leerán los fundamentos de la sentencia.

Identidad.
“Me siento muy bien, satisfecho. Vine a buscar lo que me faltaba y ahora me lo llevo, que es la restitución definitiva, legal, de mi nombre, que no tuve hasta ahora”, declaró José Maulin Pratto declaró una vez conocido el fallo condenatorio.
Se mostró “conforme con la sentencia” y señaló que dejó este aspecto “en manos de la justicia, que trabajó de manera muy prolija. Costó llegar, la vigilia de hace ocho años es más angustiante que los años de condena que le pueden caber a esas personas”.
“Recuperé mi identidad no solo para mí sino para mis hijos, puedo andar tranquilo, mostrándome realmente como quien soy”, agregó y dijo también: “Mis padres, hermanos, toda la familia, era lo que mas queríamos”. (Télam)

Compartir