Confirman otro procesamiento para Lázaro Báez y su hijo

CAUSA POR LAVADO DE ACTIVOS POR 33 MILLONES DE DOLARES

La Cámara Federal porteña confirmó ayer el segundo procesamiento con prisión preventiva para Lázaro Báez por lavado de activos por 33 millones de dólares y advirtió que debe investigarse la existencia de un “acuerdo de voluntades” para delinquir entre el empresario, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el fallecido Néstor Kirchner.
“Es de sentido común avanzar sobre la sospecha del acuerdo de voluntades entre Báez (y su grupo económico), y los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández, que se inició a partir de las relaciones personales (y/o comerciales privadas) pero que habría derivado en la asignación y realización de negocios con el dinero estatal”, advirtieron los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun, según el fallo firmado ayer.
El Tribunal reiteró así una directiva dada al juez del caso, Sebastián Casanello, para avanzar en la llamada “ruta del dinero K” y volvió a criticar la manera en que lleva la causa, al confirmar la primera tanda de procesamientos vinculados al episodio de conteo de miles de dólares en una oficina de la financiera SGI en Puerto Madero.
El magistrado impuso ayer el secreto de sumario en la causa y ordenó 15 allanamientos en todo el país, según consignaron fuentes judiciales.
La Cámara confirmó ahora los procesamientos con prisión preventiva para Lázaro Báez y su abogado Jorge Chueco y sin prisión preventiva para Martín Báez, Julio Mendoza y Claudio Bustos, presidente y apoderado de la empresa insignia del grupo, Austral Construcciones, respectivamente.
Todos quedaron acusados por lavado de dinero a raíz de maniobras realizadas para reingresar al país 32,8 millones de dólares a través de la venta de bonos de deuda pública por medio de la firma Helvetic Service Group SA, cuya propiedad se adjudica a Báez.
De Vido.
El ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, fue procesado ayer por cohecho en la compra de material ferroviario a España y Portugal, en la causa en la cual ya está detenido y procesado el ex secretario de transporte Ricardo Jaime.
Se trata del tercer procesamiento del ex ministro quien también fue inculpado por el juez Claudio Bonadio por la tragedia ferroviaria de Once y por el Sebastián Ramos por no renovar los contratos ferroviarios. (Télam)

Juez no estuvo en Olivos
La Policía Federal informó que no encontró pruebas de la presencia del juez federal Sebastián Casanello en la quinta de Olivos durante la segunda quincena de septiembre de 2015, como acusó el detenido Lázaro Báez al recusarlo y pedir que se aparte de la causa en su contra.
Según el informe definitivo entregado ayer a la sala II de la Cámara Federal, que tiene que resolver si confirma o no al juez en el caso, la Policía agotó las tareas investigativas ordenadas y no encontró evidencias de la presencia de Casanello, informaron a Télam fuentes judiciales.
En el informe se dio cuenta de los testimonios tomados a siete mozos de la residencia de Olivos que podían haber estado en funciones en los días y horarios aludidos y todos coincidieron en “no recordar” la presencia allí del magistrado.
Como ya habían anticipado en un documento preliminar, los investigadores reiteraron que no pudieron recuperarse las imágenes de las cámaras de seguridad de la residencia y que no constaba el ingreso del juez en ningún libro de registro.
La recusación de Casanello fue planteada por uno de los hijos de Báez, Leandro, quien criticó el direccionamiento de la causa sólo hacia su familia.
Luego su padre, detenido, pidió verse con los camaristas de la sala II y les dijo haber visto a Casanello esperando para ver a la entonces presidenta Cristina Kirchner en una antesala de la quinta de Olivos en ocasión de una visita suya para ver a la mandataria.
Ya con el informe final entregado, la Cámara definirá ahora si resta alguna medida de las que había pedido Leandro Báez y luego quedará en condiciones de resolver. (Télam)

Compartir