Confirman preventiva para monja

RELIGIOSA ACUSADA DE ABUSOS EN EL PROVOLO

La justicia mendocina confirmó ayer la prisión preventiva a la monja japonesa Kumiko Kosaka
-imputada por participación primaria en los abusos sexuales en el instituto Próvolo-, aunque la modalidad será cumpliendo prisión domiciliaria, tras la realización de una serie de pericias, informaron fuentes judiciales.
La Primera Cámara del Crimen dictaminó que la religiosa deje el penal de mujeres Aguas de las Avispas y sea beneficiada con la prisión domiciliaria, aunque esta medida no se hará efectiva hasta tanto no se cumplan ciertos recaudos que prevé la ley.
El abogado querellante, Juan Dantiacq, resaltó que “es prematuro decir que se ordenó inmediatamente la (prisión) domiciliaria porque depende una serie de estudios que tiene que hacer el fiscal” explicó y resaltó que esos estudios incluyen pericias psíquicas a la persona que va a estar a su cargo y comprobar las condiciones de la casa en la que se alojará, entre otras medidas.
Además de la monja, está detenida Graciela Pascual, quien era la representante legal del Instituto, imputada por “partícipe primaria en la omisión de garante”, ambas en la cárcel de mujeres de Agua de las Avispas, de Mendoza.
También están detenidos los curas Nicola Corradi, de 82 años, con prisión domiciliaria, y Horacio Corbacho, de 56; el monaguillo José Bordón, 50; el empleado administrativo José Luis Ojeda, de 41, y el jardinero Armando Gómez, de 46 años, todos imputados por “abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda y la convivencia preexistente con menores”.
En tanto, la semana pasada la justicia imputó a cuatro ex directoras, una cocinera y una psicóloga en la causa que investiga abusos sexuales a más de una veintena de chicos sordos e hipoacusicos. (Télam)