“Contará todo, lo lleven a Ezeiza o Guantánamo”

IBAR PEREZ CORRADI DECLARO EN COMODORO PY

Ibar Pérez Corradi, sospechado de ser el autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez, enfrentó ayer su segundo día de indagatoria ante la jueza federal María Servini de Cubría, esta vez en los tribunales de Comodoro Py, y apuntó con sus dichos al ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray, al ventilar negocios sobre el tráfico de efedrina.
Fuentes judiciales dijeron que en su extensa declaración Pérez Corradi buscó dar detalles de su actividad con la venta de efedrina, en la que reconoció estar involucrado, y vinculó en esos negocios a Echegaray.
“En el tráfico de efedrina legal e ilegal estaba vinculado Ricardo Echegaray”, había dicho el detenido a la prensa cuando todavía estaba en Paraguay, pero ayer frente a la jueza dio detalles en torno a esa acusación, señalaron las fuentes consultadas.
El detenido también vinculó a otros ex funcionarios, a través de terceras personas, señalaron las fuentes.
La declaración se interrumpió cerca de las 18 y continuará hoy, indicaron las fuentes del caso, que precisaron que el imputado estuvo acompañado por sus abogados Carlos Broitman y Juan José Ribelli. También se hizo presente en el edificio de tribunales la ex mujer de Corradi, Liliana Aurehhuliu.
“El va a contar todo, lo lleven a Ezeiza o Guantánamo”, dijo Broitman en una de los breves cuartos intermedios que tuvo la extensa declaración, realizada bajo estrictas medidas de
seguridad que incluían evitar que se transitara por la puerta del despacho de Servini de Cubría.

Detención.
Pérez Corradi llegó a la Argentina el martes pasado en medio de un espectacular operativo de seguridad, que incluyó un efetivo de la Gendarmería haciéndose pasar por él cuando lo bajaron del avión.
Fue llevado al edificio Centinela de la Gendarmería y el miércoles estaba previsto que declarara en los tribunales de Comodoro Py 2002, justo al mismo tiempo en que tenía que hacer su aparición en la sede judicial la ex presidenta Cristina Fernández.
A pedido de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, la jueza se trasladó hasta el Centinela para escuchar al preso en su lugar de detención. Y allí le preguntó si sabía quién era “La Morsa”, personaje que aparecía detrás de Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen. (Télam y NA)

Compartir