Control y alerta por el ébola

Representantes gubernamentales, de organismos internacionales y de instituciones de la sociedad civil participaron ayer de una reunión en el Ministerio de Salud de la Nación para interiorizarse de las acciones ante la eventual aparición de casos de ébola en el país.
El viceministro de Salud de la Nación, Jaime Lazovski, encabezó ayer el encuentro, donde se dio a conocer la estrategia que apunta a detectar un caso sospechoso con la mayor celeridad posible, evitar la propagación del virus en caso de que ingrese y desarrollar la capacidad de confirmar o descartar la infección por virus de ébola.
La reunión se enmarca en las medidas de prevención tomadas la semana pasada, cuando el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Juan Manzur, envió informes técnicos y alertas de vigilancia a las autoridades sanitarias y las Direcciones de Epidemiología de todas las provincias y a la Red de Laboratorios.

Emergencia internacional.
El viernes pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la “emergencia pública sanitaria internacional” por los brotes de esa enfermedad en cuatro países de África Occidental Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria, donde murieron 961 personas.
Durante el encuentro se señaló que, pese a no existir vuelos comerciales directos desde los cuatro países africanos, desde la semana pasada ya están en alerta los principales aeropuertos y puertos internacionales y pasos fronterizos del país para detectar posibles casos de personas con sintomatología compatible con ébola.
“Si bien el movimiento de personas entre Argentina y los países donde se ha documentado la transmisión de la enfermedad no es frecuente, la potencial vía de introducción del virus del ébola en el territorio argentino es el ingreso de viajeros afectados desde zonas con transmisión activa”, informó el Ministerio de Salud.

Registro.
Además, las autoridades sanitarias nacionales informaron que, como parte de los preparativos para la detección de caso, ya se cuenta con un registro de los barcos mercantes extranjeros que visitarán el país.
Ayer, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ratificó que la Argentina puso en marcha el sistema de vigilancia epidemiológica para la asistencia de control y alerta en caso de ingreso de pacientes con ébola.
El funcionario destacó que ante el eventual arribo de casos sospechosos, los pacientes serán tratados en el Hospital de Alta Complejidad Néstor Kirchner de la localidad bonaerense de Florencio Varela y el Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan.

El ébola.
El virus del ébola produce una enfermedad hemorrágica febril; es considerada una patología severa con una alta tasa de letalidad que va del 50 al 90 por ciento y afecta a personas de todas las edades.
Como no existe vacuna, ni tratamiento específico probado resulta fundamental adoptar medidas de prevención y control de los posibles casos.
El virus se propaga en la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos. No está demostrada la transmisión aérea.

Presentes.
Del encuentro realizado ayer en la cartera sanitaria nacional participaron el representante en Argentina de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Pier Paolo Baladelli y funcionarios de los Ministerios de Relaciones Exteriores y Culto; Defensa y Seguridad. (Télam)