Controles sorpresivos

PRIMER DIA DE GENDARMES EN ROSARIO

El primer día de la puesta en marcha del convenio de colaboración entre Nación y Santa Fe en materia de seguridad se inició con controles vehiculares sorpresivos y rondas de patrullaje en distintos barrios de Rosario, cuyos vecinos alternan entre el agradecimiento a los efectivos de las fuerzas federales y la demanda de mayor presencia.
Los gendarmes se desplegaron ayer en grupos ubicados de acuerdo a un mapa del delito previamente confeccionado, que priorizará las zonas más “calientes” de Rosario y la ciudad de Santa Fe, indicaron fuentes oficiales.
Los visibles controles callejeros de Gendarmería estarán acompañados por tareas de inteligencia criminal en procura de desactivar bandas narcos y con controles de Prefectura Naval en los 30 puertos privados que se extienden sobre la costa santafesina del río Paraná, según detalló la ministra de Seguridad Patricia Bulrrich.
Ayer uno de esos puntos de control se desplegó en Ayacucho y Doctor Rivas, en el barrio Tablada del sur de Rosario, que ostenta altos índices de violencia urbana y conflictividad.
Un grupo de 16 gendarmes en dos camionetas y dotados de un perro para detectar narcóticos realizó controles vehiculares aleatorios, por medio del cual detienen algunos autos y motocicletas y dejan seguir a otros.
“Gracias señor, disculpe la molestia”, dijo un efectivo al conductor de un vehículo utilitario al devolverle la documentación.
El conductor no lucía molesto: por el contrario, agradeció la presencia de la Gendarmería en las calles rosarinas.
“Al que tienen todo en regla se le hace un control superficial, que consiste en observar la parte interior del automóvil”, explicó un encargado del operativo. (Télam)

Compartir