Corte admitió demoras en megacausas

La Corte Suprema de Justicia llamó a los tribunales de todo el país a apurar los juicios de derechos humanos, reconoció una “demora permanente” en estas megacausas, deslizó un reclamo de reforma procesal y convocó al Ejecutivo y al Legislativo, junto al Consejo de la Magistratura, a coordinar medida para solucionar al conflicto. En un claro mensaje a los otros poderes, los integrantes del máximo tribunal también advirtieron que la Justicia, al igual que el Gobierno y el Congreso, tiene una “clara determinación en favor del juzgamiento de quienes se sindican como autores o partícipes de los delitos de lesa humanidad”.
En su último acuerdo del año, la Corte respondió así a la conflictiva situación planteada a raíz de un fallo de la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal, que abrió las puertas a la excarcelación de una veintena de represores que llevan siete años en prisión preventiva. La posible excarcelación de represores como Alfredo Astiz o Jorge “el Tigre” Acosta, acusados por los crímenes de la ESMA, abrió una andanada de cuestionamientos a los camaristas que habían aceptado ese planteo. La acordada fue firmada por los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carme Argibay, Juan Carlos Maqueda, Enrique Petracchi y Raúl Zaffaroni, mientras que el único magistrado que no lo hizo fue Carlos Fayt.
En el texto, se incluyó un informe sobre el estado de situación de las causas de derechos humanos: este año hubo siete juicios y 29 condenados, entre ellos Luciano Benjamín Menéndez y Antonio Domingo Bussi; en el 2007 otras ocho condenas y el año anterior dos sentencias. No obstante, la Corte reconoció una “demora permanente” en la tramitación de los expedientes frente a la magnitud de las causas que investigan los delitos de la última dictadura ante una “instrucción judicial lenta”. (DyN)