Crece la importación de ropa

INDUSTRIA TEXTIL NO PUEDE COMPETIR EN EL MERCADO

Las importaciones de prendas de vestir subieron 62 por ciento en los primeros siete meses del año comparado con igual período del 2016, mientras la industria textil local no sólo sufre ese crecimiento desde mercados en los que los costos de producción son sensiblemente inferiores, sino también a importadores locales que compiten en condiciones poco claras y fuera de la ley.
El denominado mercado “mayorista” del sector comercial textil, buena parte del cual se ubica en la zona del Once, está explicando 40,1 puntos porcentuales de la expansión de las importaciones de prendas de vestir, mercadería que muchas veces termina en comercios que operan en el sector informal o no afrontan la matriz impositiva por completo, según un informe difundido ayer por la Fundación ProTejer.
La venta ilegal de indumentaria, el ingreso del contrabando, mano de obra no registrada y la evasión impositiva de una parte muy importante de la cadena comercial torna imposible la competencia leal y justa para que se potencie la industria, según el reporte presentado en el marco de la Convención realizado en el Hotel Hilton de Puerto Madero.
Así se destaca que el incremento de las importaciones de las prendas de vestir avanza a un ritmo del 62% anual en kilos en lo que va de 2017: 40,1% del total está explicado por lo que va al sector mayorista; y 23% por lo que va a marcas y retail.
En contraposición, las importaciones de insumos que utiliza la industria para sus procesos disminuyeron un 8,7%; lo que va a supermercados bajó 5,3% y aquello que va a las fábricas del polo industrial de Tierra del Fuego disminuyó 20,6% en lo que va del año.
Las importaciones de confecciones para el hogar y la indumentaria están creciendo a un ritmo del 16,3% y 62,3%, respectivamente, entre enero y julio de este año, en comparación con el mismo período del año pasado.

Panorama.
El presidente de la Fundación ProTejer, Jorge Sorabilla, dijo que una de las aristas que golpea a la industria es el remanente del contrabando en la Argentina.
Esta situación viene siendo monitoreada de cerca por la Fundación ProTejer en forma anual en el comercio con China. Las autoridades de la Aduana informaron que la gestión de Juan José Gómez Centurión ha logrado reducirlo desde el 45% en el 2015 hasta el 14% en 2016.
“Gómez Centurión nos ha manifestado que todavía sobreviven prácticas mafiosas que ingresan principalmente desde el norte argentino, que están tratando de eliminar”, dijo Sorabilla en el discurso expresado en la 13º Convención de la Agro Industria Textil y de la Indumentaria de la Argentina – Pro Textil 2017.
Existen nuevas formas de contrabando que preocupan a los empresarios y a los trabajadores textiles: si bien se registró una fuerte baja de las operaciones no registradas en 2016, en la Fundación Pro Tejer advierten que comenzaron a visualizar “nuevos mecanismos ilegales de ingreso de productos textiles por la extensa frontera norte del país”.
Esta situación en la que a la industria textil formal, transparente y de calidad se le hace casi imposible competir.
Sorabilla también advirtió que la mitad del precio final de los productos textiles es de impuestos y alertó que el sector está golpeado por la retracción en el consumo, el crecimiento de importaciones y la presión impositiva, por lo que se perdieron unos 25 mil empleos desde 2016. (NA)

Trabajadores cortan ruta
Trabajadores de un frigorífico de Corrientes capital comenzaron ayer una jornada de protesta con un piquete en una ruta provincial, en reclamo de sueldos adeudados, y denunciaron que la empresa es perjudicada por la caída del precio local del cuero para la industria y por las importaciones.
Las importaciones de cuero afectaron a este sector del mercado interno que abastece a la industria del calzado, de ropa y de otros productos, por lo que los 60 empleados de la planta comenzaron a sufrir la falta de pago de sueldos.
La situación ocurre en el frigorífico Virgen del Valle, en el barrio Laguna Brava, ubicado la ruta provincial 5, a tres kilómetros del acceso principal a la ciudad de Corrientes, una firma que se dedica a empacar carne para el consumo interno.
Al caer la demanda interna del cuero, porque ingresa más de otros países, también se ve perjudicada la cantidad de ganado faenado, explicaron los trabajadores de la empresa.
El delgado de los trabajadores, Armando Martínez, dijo que el personal no cobró el salario correspondiente a la primera quince de septiembre y que, además, la empresa debe montos no remunerativos desde hace varios meses.
“En esa situación, los trabajadores tenemos un menor salario en cantidad de pesos porque no cobramos los montos que nos venían pagan en negro y encima ahora se atrasan de nuevo con la primera quince de septiembre”, dijo Martínez en declaraciones a la prensa.