Crece tensión política en Santa Cruz

En medio de una tensión creciente con el kirchnerismo, el gobierno de Daniel Peralta tuvo que salir a desmentir ayer trascendidos que indicaban que el mandatario había ordenado realizar tareas de inteligencia sobre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a través de la policía provincial.
La desmentida del gobernador santacruceño se dio luego de que trascendiera que la policía local habría realizado un seguimiento ilegal sobre la jefa de Estado durante el último fin de semana, rumor del que se hicieron eco medios oficiales nacionales.
La tensión entre Peralta y el gobierno nacional -especialmente con la agrupación La Cámpora que conduce Máximo Kirchner- se reavivaron durante el fin de semana cuando el gobernador dijo que lo quieren “hacer cargo” a él del fracaso del “modelo” en la provincia.
En ese marco, el Ministerio de Gobierno de la provincia, que encabeza Paola Knoop, aseguró este lunes que las versiones sobre el seguimiento a Fernández de Kirchner son “maliciosas y malintencionadas”.
En un comunicado de prensa también sostuvo que “es absolutamente falso tal interpretación y tal versión que involucra en forma mal intencionada al Gobernador como así también a la institución policial santacruceña”.
La versión comenzó a circular este lunes, en medio del duro enfrentamiento que mantiene Peralta con La Cámpora, y luego de unas polémicas declaraciones del mandatario provincial en los últimos días cuando señaló: “Me quieren hacer cargo a mí del fracaso del modelo”, en relación a la crisis económica en la provincia.
Voceros provinciales estiman que la versión fue lanzada por el kirchnerismo con el objetivo de iniciarle un juicio político al mandatario provincial “sobre bases falsas”.
Mañana la Legislatura prevé tratar el endeudamiento provincial pero es muy difícil que sea aprobado, teniendo en cuenta que La Cámpora -con representación influyente en el cuerpo- ya le dio la espalda en otras votaciones. (NA)