Crisis afectó a las empresas

IDEA: AL 84% LE FUE PEOR DE LO ESPERADO

El 84% de los asociados al Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) dijo que a su compañía le fue “moderadamente peor o mucho peor” de lo que esperaban en el primer semestre del año.
No obstante, el 56% mostró “optimismo moderado” sobre la recuperación de la economía, en medio de reclamos al Gobierno para que “controle el gasto público y la inflación”, según los datos que surgen del tradicional sondeo realizado por la consultora de opinión pública D´Alessio Irol.
Para los 232 ejecutivos socios de IDEA que respondieron en el sondeo, el déficit fiscal es el “principal problema” de la Argentina y el origen de las dificultades económicas actuales, en línea con lo que sostiene el Gobierno.
El director de la consultora, Eduardo D´Alessio, explicó los resultados de la encuesta y destacó que los empresarios quieren que esa diferencia sea resuelta “a través del Estado, con la optimización del gasto público”, para que no “aumenten los impuestos”.
Además, entre las recomendaciones del sector empresarial al Gobierno, figuran la búsqueda de “consensos en temas cruciales” y la urgencia de “controlar la inflación”.
El sondeo, que se realiza de forma ininterrumpida desde hace 24 años, arrojó que las principales razones del empeoramiento de la situación empresarial fueron la “devaluación de la moneda, la caída del nivel de actividad, la baja del consumo, la falta de inversión, las elevadas tasas de interés y los cortes en la cadena de pagos”.
En tanto, el escaso 7% que dijo que su situación mejoró, -el restante 9% dijo que fue “igual”- basó su respuesta en la valoración del “acuerdo con el FMI, el aumento del dólar, la mejora en términos de intercambio”, y la promesa de “déficit cero” que hizo el gobierno nacional al “comprender que no se podía retrasar más el ajuste”.
Al ser consultados sobre las expectativas en cuanto a exportaciones dentro de los próximos doce meses, tras la intensa devaluación, el 51% de los ejecutivos indicó que crecerá la actividad, en tanto que el 41% cree que quedará igual y el resto que disminuirá.
Además, 4 de cada 10 empresarios considera que las ventas subirán en el próximo año, y se observó mayor optimismo entre las compañías de servicios que en las industriales.
Sin embargo, al responder sobre las perspectivas de rentabilidad en los 12 meses siguientes, el 50% de los ejecutivos sostuvo que se reducirá, contra el 22% que espera subas y el 28% que dice que seguirá en los mismos niveles.
En cuanto a inversión de las compañías, solo el 18% estima que habrá incrementos, mientras que el 43% dice que continuará igual y el 39% que bajará.

Sica.
El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, consideró que en la Argentina durante los últimos años hubo un “equilibrio mediocre” que no permitió al país crecer “de manera sostenida”, mientras subrayó que “el sistema de representación empresarial es obsoleto”.
El funcionario fue el único representante del Gobierno que participó el jueves de un panel.
“Hay un equilibrio mediocre que nos ha impedido crecer en los últimos años de manera sostenida”, consideró ante cientos de empresarios que asistieron al Sheraton Hotel de la ciudad de Mar del Plata.
De ese modo, Sica analizó: “El resto de los países crecieron y nosotros nos estancamos”, mientras puntualizó que “el equilibrio mediocre generó economías cerradas”.
“La obligación de ser competitivos significa que tenemos que crecer”, indicó el ministro, quien argumentó que el país debe ser competitivo “por la pobreza” que tiene en su territorio.
Además, destacó: “Impulsamos un cambio de reglas de juego para ir a una economía integrada al mundo”.
“En general, el sistema de representación empresarial es obsoleto”, consideró y apuntó: “Es parte de que el sistema de instituciones se formateó sobre la base de una economía cerrada, en la que se discutían las políticas de forma distinta”.
Según su entender, “tenían mucha concentración en los mercados que generaban formas de representación desiguales, una economía discrecional en la que las cámaras negociaban la tasa de rentabilidad”.
Al ser consultado respecto de los cambios en las retenciones, Sica reiteró: “Es el peor impuesto que podemos cobrar”. (NA)