Cristina en Tiempo Argentino

Cristina visitó ayer a la tarde el edificio que comparten el diario Tiempo Argentina y Radio América para solidarizarse con los trabajadores que sufrieron el ataque de una patota y en ese marco, cuando le recordaron que el empresario Sergio Szpolski, que llevó el diario a la quiebra, fue candidato a intendente de Tigre por el Frente para la Victoria (FpV), respondió “yo me hago cargo de lo que me toca”.
“Hubo muchos candidatos del FpV, no me hagan nombrar a todos porque la lista es larga. Yo me hago cargo de lo que me toca”, señaló la ex mandataria.
La llegada de la ex mandataria se concretó a 60 horas del ataque sufrido por los trabajadores por parte de un una patota comandada por el empresario Mariano Martínez Rojas, uno de los responsables del vaciamiento de ambos medios.
La ex jefa de Estado recorrió las instalaciones junto a trabajadores de la cooperativa Por Más Tiempo y de Radio América. En el ingreso fue recibida por el presidente de la cooperativa, Javier Borelli, y el director periodístico del diario, Gustavo Cirelli, quienes la guiaron por los tres pisos del edificio para ver todos los destrozos generados por la patota durante la madrugada del lunes.
En el comienzo del encuentro, la ex presidenta Cristina Fernández explicó que decidió visitar el diario luego de ver las imágenes del ataque. “Nunca había visto desde la recuperación democrática un ataque de este tipo a un medio de comunicación. No recuerdo algo así en democracia”, indicó.

“Hay una animosidad manifiesta”
El juez federal Claudio Bonadio dispuso la inhibición general de los bienes de la ex presidenta Cristina Fernández en el marco de la causa en la que se investigan presuntas irregularidades en la operatorias con dólar futuro durante el final de su gestión, en la que ya se encuentra procesada.
La respuesta estratégica de la ex mandataria fue denunciar el magistrado por la presunta filtración de un documento que habría sido obtenido durante un allanamiento realizado en el marco de la causa conocida como “Los Sauces”, que también se encuentra radicada en el Juzgado Federal número 11.
La ex jefa de Estado llegó a los tribunales federales de Comodoro Py a las 12.53 para notificarse personalmente de que Bonadio la procesó por presunta “administración infiel en perjuicio de la administración pública” y le dictó un embargo de 15 millones de pesos.
Cristina ingresó al juzgado acompañada por su abogado Carlos Beraldi, firmó la notificación sobre su situación procesal, rechazó el embargo sobre sus cuentas y fue allí que se enteró que el magistrado dispondría entonces el congelamiento de todos sus bienes registrados, por lo que no podrá realizar transacciones con ellos.

Denuncia.
La ex presidenta permaneció en el juzgado de Bonadio, con quien no se cruzó, por menos de 5 minutos y luego abandonó el cuarto piso de los tribunales federales del barrio porteño de Retiro para dirigirse al quinto a denunciar al magistrado y a la diputada nacional Margarita Stolbizer por la presunta “filtración y tergiversación” de un documento.
En ese marco aseguró que “hay una judicialización de la política que tiene por objeto que los argentinos no hablen de las cosas que les preocupan como el tarifazo”, al salir de los Tribunales de Comodoro Py.
“La diputada Stolbizer además mala es burra y ese es el principal problema porque cuando la maldad se suma a la ignorancia es un cóctel peligroso”, expresó.
La ex presidenta aseveró que Stolbizer hizo esa “falsa denuncia con información que tuvo origen en los allanamientos al domicilio del contador de nuestra familia de toda la vida” y destacó que la diputada del GEN “no entiende ni lo que lee”.
Cristina manifestó que hay un “modus operandi” que consiste en hacer “una gran denuncia a partir de la que integrantes del Poder Judicial empiezan a hacer acciones mediáticas y cinematográficas con allanamientos con el solo objeto de sacar rédito político, intención dolosa y judicialización de la política”.
“Obtienen información, la tergiversan, la dan vuelta”, manifestó y agregó que “hay una animosidad manifiesta” hacia su persona.
En diálogo con la prensa, la ex mandataria explicó que “es público y notorio que en 2012” pesificó “un depósito en dólares porque quería impulsar que los argentinos ahorren en moneda nacional”.

Operativo.
La anunciada declaración de Ibar Pérez Corradi, la citación de Cristina Fernández y la indagatoria a Lázaro Báez hicieron que Comodoro Py 2002 amaneciera blindado al acceso masivo.
La zona fue acordonada y el acceso quedó bloqueado con la presencia de unos 300 efectivos de las tres fuerzas, incluido el grupo Alacrán de Gendarmería, que se ubicó mayormente en el acceso de los tribunales federales que da al Correo Argentino, bloqueado con vallas desde cien metros antes, sobre la avenida Antártida Argentina, de cara a la estación de trenes de Retiro.
De esta manera, ya desde temprano, tuvieron que identificarse quienes concurrían a realizar trámites al Correo y, también, vieron el despliegue de agentes enmascarados y armados los chicos que asisten a la escuela pública ubicada enfrente y pegada a ese acceso de los tribunales.
Camionetas y camiones de Gendarmería se ubicaron en todos los accesos con hileras de efectivos distribuidos a lo largo del cerco, en tanto francotiradores se apostaron en los techos mientras que, desde una camioneta, eran filmados los ingresos y egresos por la puerta principal. (Télam)

Compartir