Cristina grabó un video en su casa de El Calafate para mostrar las consecuencias del allanamiento

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner filmó un video en su casa de El Calafate que la tiene a ella de protagonista y donde muestra las acciones que realizó el personal que tuvo a su cargo el allanamiento de la vivienda en el marco de la causa por las fotocopias de los supuestos cuadernos de Oscar Centeno que lleva adelante el juez federal Claudio Bonadio.

La senadora comienza el recorrido en el exterior de su propiedad, donde anuncia que “fue más que allanada, literalmente tomada por la gente que Bonadio envió acá”. Asimismo, consideró que los operativos no se hicieron para recabar información sino que formaron parte de un capítulo más de “humillación y de persecución” contra su persona.

Luego, la líder de Unidad Ciudadana invita a recorrer su vivienda y empieza por la planta baja donde muestra distintos aparatos de gimnasia y empieza a detallar los objetos personales que supuestamente fueron sacados durante el allanamiento.

“Vinieron a buscar sabe Dios qué cosas, millones de dólares, lingotes no sé. Lo único que se llevaron fueron las bandas nuestras presidenciales , los bastones presidenciales mio, de Néstor y del ex presidente Héctor J Cámpora”, manifiesta.

Posteriormente, muestra las perforaciones y roturas de paredes que habrían hecho los encargados de inspeccionar su casa y afirma que el operativo duró tres días pero el último día y medio “estuvieron en el despacho de Néstor”.

“Tres días estuvieron en esta casa y lo único que encontraron fueron el expediente de Hipólito Yrigoyen, lapiceras, las réplicas de las espadas de Bolívar regaladas por Chávez a Néstor y a mi”, expresa, y argumenta que como “no encontraron nada se ensañaron con esa parte de la casa porque creían que la pared escondía una bóveda”.

La filmación muestra a Cristina subiendo las escaleras hacia la planta alta y señalando los lugares donde había colgado cuadros y distintos objetos decorativos que ya no están.

Por último, la legisladora se sienta en un escritorio y se lamenta porque “hace un mes que no puedo entrar a mi casa”, en referencia al departamento de Capital Federal que también fue allanado y para el que contrató un equipo de limpieza y desinfección.

Del mismo modo, realiza una crítica sobre las políticas que lleva adelante el Gobierno Nacional. “Hay gente que ya no puede dormir en su casa y está durmiendo en la calle. Yo creo que esto es lo más preocupante de todo y creo que también es preocupante la violación de los derechos y garantías constitucionales del debido proceso”.

Definió como “muy grave lo que pasó con la maestra de Moreno porque creo que se está en una suerte de hostigamiento, persecución y amedrentamiento de todo lo que signifique políticas que cuestionen lo que está pasando en la Argentina”.

“No debemos permitir que de algunos sectores de la anti política digan ´son todos iguales´. No, no es cierto que todos seamos iguales. Con algunos gobiernos la gente puede comer y con otros gobiernos no se puede comer, con algunos gobiernos la gente puede estudiar, con otros gobiernos la gente no puede estudiar, con algunos gobiernos la gente podía tener esperanzas, sueños de tener una vida mejor”, enumeró y concluye diciendo que los allanamientos que sufrió “no es lo más importante”, aunque “es demostrativo de que cuando ha sido decidido arrasar el Estado de Derecho porque se ha decidido arrasar con los derechos de millones de argentinos”.