Cristina: “Quiero un pueblo que resista para avanzar”

La mediación entre la ex presidenta Cristina Fernández y la diputada nacional Margarita Stolbizer, en la causa por daños y perjuicios que la ex mandataria impulsa contra la legisladora, finalizó ayer sin acuerdo, por lo que el proceso se encamina a la apertura del juicio civil.
En ese marco, el abogado Gregorio Dalbón, defensor de la ex presidenta, anunció que denunciará en los Tribunales de Comodoro Py al juez Claudio Bonadio, al directivo del grupo Clarín Héctor Magnetto y a Stolbizer “por asociación ilícita”.
Tras el breve encuentro y la firma del acta correspondiente por los abogados patrocinantes de las partes, la instancia de conciliación terminó poco después de las 11.30.
Stolbizer fue la primera en retirarse del estudio de la mediadora María Etelvina Notari ubicado en Viamonte 1355 de la ciudad de Buenos Aires, de donde se retiró sin formular declaraciones y entre los abucheos y reprobaciones de un grupo de manifestantes que se acercó a expresar su apoyo a la ex mandataria.
Cerca de las 11.40, salió Cristina y tras tomarse unas fotografías junto a algunos simpatizantes que lograron sortear el vallado dispuesto por el ministerio de Seguridad, abordó un automóvil blanco en el que partió acompañada por su custodia hacia su domicilio porteño del barrio de la Recoleta.
La ex presidenta había llegado en primer lugar cerca de las 10.30, junto a Dalbón, quien ya había adelantado a la prensa que su objetivo es avanzar con el juicio, desestimando la instancia de negociación.
Stolbizer llegó poco después para enfrentar las acusaciones de la ex presidenta por “calumnias e injurias” y “daño moral”.
“Se puede negociar cualquier cuestión pero el honor no se negocia”, dijo Dalbón previo a la audiencia al traspasar el vallado dispuesto por el ministerio de Seguridad, que impidió a la prensa acceder a las puertas del estudio en el que se realizó la mediación, medida que fue criticada por el letrado previamente por las redes sociales y luego al dialogar con los medios en el lugar.

Urbana Tevé.
La ex presidenta, durante su visita a un medio comunitario de la Villa 31, dijo que desea un pueblo que “resista” las políticas del Gobierno de Mauricio Macri, para “avanzar” no sólo en la “defensa de lo conquistado” hasta diciembre del 2015 sino en la búsqueda de “nuevos y mejores derechos”.
Así lo afirmó la ex jefa de Estado luego de brindar una entrevista que concedió al canal de televisión Urbana Tevé, al que definió como el “primer canal villero de Latinoamérica”, en el marco de la inauguración de un estudio que la entidad sin fines de lucro construyó con los fondos que facilitó la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual.
“La (Villa) 31 es el emblema de la resistencia y no solo la resistencia sino de avanzar. No quiero un pueblo que únicamente resista, quiero que resista para avanzar”, clamó la ex jefa de Estado en un discurso que pronunció ante cientos de militantes y vecinos que la escucharon hablar desde un pequeño escenario montado en la calle principal de entrada al barrio Carlos Múgica de Retiro.
Para la ex jefa de Estado, “cuando el pueblo resiste es porque quiere avanzar, porque no se quiere detener, porque quiere seguir conquistando nuevos y mejores derechos”.
En ese sentido, explicó que la resistencia no debe suponer únicamente la defensa del piso de derechos alcanzado al 10 de diciembre del 2015 sino en exigir “nuevos y mejores derechos” e inclusive “corregir” aquellas cosas en las que el modelo kirchnerista no dio respuesta.
“No se trata solo de defender donde habíamos llegado sino además avanzar para ser mejores, para corregir aquellas cosas en que nos equivocamos”, recalcó Cristina. (Télam y NA)

“La ayuda mucho Clarín”
El periodista Luis Majul se dio el gusto personal y el fin de semana tuvo al aire a Elisa Carrió. La diputada de la CC-ARI disparó varios títulos. Lilita hasta atacó a la diputada Margarita Stolbizer.
Sobre las denuncias que lleva adelante dijo que es “importantísimo que se ocupe ahora de este tema, sobre todo por que la ayuda mucho Clarín y Bonadio”, al tiempo que se refirió al filtrado de información que puede perjudicar la causa. No es casual que Lilita haya vinculado abiertamente al Grupo y el juez como colaboradores de Stolbizer.
También la ligó la otra denunciante serial, Graciela Ocaña. Lilita aseguró que tanto Ocaña como Stolbizer tienen “una estrategia”, que es “acusar por asociación ilícita”. “No tengo problema con ninguna de las dos, pero en el 2008 Graciela Ocaña era ministra. ¿Qué es lo que vio que no vio durante 10 años?”, se preguntó.
En tanto, sobre la denuncia que realizó contra Daniel Scioli, la diputada indicó: “Yo conozco a Daniel de años, esto no es personal. Hay una premisa general: la provincia de Buenos Aires está quebrada, las rutas rotas, los hospitales destruidos. ¿Dónde está el dinero?”
Las declaraciones de Lilita no miden respeto por nadie, ni si quiera las luchadoras por los DD.HH. como Hebe de Bonafini. Respecto de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, dijo que “es una violenta” y “una ladrona”.