Cristina se presentó en Comodoro Py

LA EX PRESIDENTA REGISTRO SUS HUELLAS Y RESPONDIO EL INFORME SOCIO AMBIENTAL

La ex presidenta Cristina Fernández concurrió ayer a los tribunales federales de Retiro, donde dejó registro de sus huellas digitales y se sometió a un informe socio-ambiental sin la presencia del juez Claudio Bonadio, quien lleva la causa por la venta de dólar futuro en la que la ex mandataria está procesada y será enviada a juicio oral junto a otros ex funcionarios.
Cristina arribó a Comodoro Py 2002 a las 7.45, tras salir de su departamento de Recoleta, e ingresó con su vehículo por un acceso lateral que da al Correo Argentino, sin hacer declaraciones a la prensa.
Una vez dentro del edificio y con fuerte custodia, subió al cuarto piso junto a su abogado Carlos Beraldi e ingresó a la secretaría que lleva la causa por las operaciones de dólar futuro, pero aún no había arribado la titular María Muntaner y fue atendida por otro secretario.
A esa hora, el juez Bonadio tampoco estaba en Tribunales, algo que ella misma se ocupó de resaltar vía twitter poco después, tras lo cual remarcó que el magistrado “no paga Ganancias”: “Pregunto por Su Señoría. Nos dicen que todavía no llegó. Ajá. A todo esto, habían pasado las 8.00 hs…”
Los empleados judiciales ofrecieron agua a ella y a su abogado Carlos Beraldi. La ex presidenta la rechazó porque llevó su propia botella de agua mineral sin sodio y, tras diez minutos de espera, llegó personal del Servicio Penitenciario para la toma de las huellas dactilares.
La ex presidenta se entintó la yema de los dedos y luego se limpió con toallitas húmedas.
“Lo más sensato y moderno de todo: las toallitas húmedas para limpiarte los dedos entintados”, ironizó también después vía Twitter, en una serie de mensajes que dedicó al trámite judicial.

Informe.
Concluida la toma de tres copias de fichas dactiloscópicas, ingresó una asistente social de la Cámara Federal porteña para el informe socio ambiental, que es de carácter reservado, forma parte del legajo de personalidad de cada procesado y se basa en una entrevista a solas.
La ex Presidenta se quedó en privado con la asistente y respondió preguntas vinculadas a su grupo familiar, forma de vida, nivel cultural y de educación, entre otros items y, según fuentes judiciales, en un momento dijo a la trabajadora que las respuestas a esas preguntas “estaban en Wikipedia”.
Cristina rehusó firmar el acta del trámite con una lapicera que le alcanzó la secretaria del juez y lo hizo con una prestada por su abogado Beraldi.
El estudio socio ambiental se realiza habitualmente en otra dependencia del edificio, en el segundo piso donde funciona la Cámara Federal, pero por razones de seguridad en esta ocasión la asistente social subió al juzgado de Bonadio.
“Finalmente la realidad siempre se impone..Cuando me fui Bonadio todavía no había llegado. ¿Y sabés qué? Además no paga ganancias”, remató en twitter la ex Presidenta sobre su visita a Retiro.

Seguridad.
El edificio de Comodoro Py amaneció con doble vallado de seguridad, custodiado por más de 400 efectivos de Gendarmería, Prefectura y Policía Federal, mientras que el cuarto piso del edificio, sede del juzgado de Bonadio, estuvo blindado y con los accesos vedados.
Bonadio la había emplazado mediante una comunicación enviada por medio de la Policía Federal para que se presentara antes de las 13 bajo advertencia de trasladarla desde Santa Cruz con la Policía Federal. (Télam)

Despedida a Fidel
La ex Presidenta visitó al mediodía la embajada de Cuba en Buenos Aires para presentar sus condolencias al pueblo de ese país por la muerte de Fidel Castro, a quien calificó como “el último líder moderno”.
Tras su paso por Tribunales, la ex mandataria se dirigió a la representación diplomática de Cuba ubicada en Virrey del Pino 1810 del barrio porteño de Belgrano, donde se reunió con el embajador cubano en Argentina, Orestes Pérez Pérez, ante quien presentó sus condolencias por la muerte de Castro.
Con motivo del fallecimiento del líder cubano, la embajada en Buenos Aires abrió un libro de condolencias, que estará disponible hasta el viernes 2 de diciembre.
“Fidel fue el último líder moderno; solamente los necios pueden discutirlo o negarlo”, dijo la ex mandataria en declaraciones a la prensa cuando se retiró de la embajada, en las que agregó que, “cuando se va un grande, no hay que estar triste, sino al contrario, y más cuando ha vivido como lo he hecho él, atento a lo que pasaba en su país y en el mundo”.
Cristina precisó que, en el diálogo con el embajador, estuvo “recordando los momentos que compartimos en la isla y todo lo que se ha logrado en este tiempo de apertura”y aseveró que
vio al diplomático “muy optimista y muy seguro después de las cosas que ha vivido Cuba”.
“Cuba ha vivido uno de los procesos más revolucionarios y transformadores del siglo 20”, resaltó la ex jefa de Estado al abandonar la embajada.

Compartir