Críticas a CGT por falta de medidas

OMAR VIVIANI CONDENO A LOS SINDICALISTAS QUE "APOYAN AL GOBIERNO"

El líder del Movimiento de Acción Sindical Argentino (Masa) y del Sindicato de Peones de Taxis (SPT), Omar Viviani, aseguró ayer que “la CGT debe reflexionar a conciencia sobre cuál es el mejor camino a adoptar”; lamentó que la central obrera carezca de “un programa y objetivos claros” y señaló sentir “dolor” por “su realidad” y porque “está siendo vapuleada de forma constante por la ausencia de rumbo”.
“El movimiento obrero debe reflexionar acabadamente cuál es el mejor camino a adoptar. Porque elegir el mejor camino para el movimiento obrero significaría hacerlo para el país”, afirmó Viviani a Télam.
El también titular de la Federación de Taxistas dijo sentir dolor por “la quietud y el doble discurso de los tres secretarios generales de la CGT, según algunos afiches callejeros aparecidos esta semana”, y sostuvo que ello “duele”, porque “la central obrera fue el baluarte y la columna vertebral del justicialismo”.

“Traidores”.
Viviani tuvo duros conceptos para quienes acompañan a “un gobierno liberal y creen que de esa forma hacen peronismo” -en obvia alusión a sectores como las 62 Organizaciones que lidera el jefe de los rurales, Gerónimo Venegas- a los que calificó como “traidores a Juan Perón, Evita, los trabajadores y la Patria”; lamentó “la división del justicialismo” y convocó a “escuchar al pueblo y a los jubilados, quienes perciben un haber mínimo”.
“Como gran desprendimiento, el Gobierno nacional decidió otorgarles un bono de fin de año de 1.000 pesos, es decir, tres pesos por día o 100 gramos de pan diario”, puntualizó Viviani.
El dirigente dijo a Télam que “duele” la realidad de la CGT y aseveró no visualizar la posibilidad de que “se convoque hoy a un nuevo Congreso obrero para agrupar a todos los sectores gremiales”, a la vez que indicó que en el seno del consejo directivo cegetista ya “existen discusiones importantes” como consecuencia de “la falta de conducción del movimiento obrero”.

Sasia.
El titular de la Unión Ferroviaria (UF), Sergio Sasia, aseguró ayer que el movimiento obrero perdió en agosto último “la oportunidad histórica de constituir una CGT verdaderamente unida y fuerte” y se pronunció por la necesidad de materializar “una agenda que contenga propuestas concretas para fortalecer a la industria nacional, controlar las importaciones y generar verdadero empleo decente”.
Sasia señaló en declaraciones a Télam que “las importaciones indiscriminadas afectan a varias industrias y actividades” y ratificó la necesidad de convocar extraordinariamente al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil para determinar “su nuevo valor”, y de percibir “un doble aguinaldo en lugar de un bono”.
“Eso implica un proyecto que no pudo lograrse de forma previa al Congreso cegetista del 22 de agosto último, que hubiese significado la real unidad y fortaleza del movimiento obrero. Pero el Movimiento de Acción Sindical Argentino (Masa) -del que es referente- continuará levantando esas banderas”, aseguró Sasia.
El jefe ferroviario afirmó que el triunvirato cegetista conduce pero “no tiene agenda y, los temas que discute, son paliativos”.
“La agenda y el debate deberían ser más profundos, porque la situación lo amerita”, añadió el dirigente, quien condenó “los despidos y suspensiones y el trabajo no registrado”.

Municipales.
El secretario general de la Confederación de Trabajadores Municipales (CTM), Rubén “Cholo” García, adelantó ayer que va a exigir a la CGT que le ponga fecha al paro nacional de 24 horas resuelto por el Comité Central Confederal, al considerar que “hay mucha gente que está disconforme con este bono,” al tiempo que reclamó “la urgente reapertura de las paritarias”.
“La CTM va a pedir en el consejo directivo de la CGT que se le ponga fecha al paro de 24 horas, porque hay mucha gente que está disconforme con este bono,” explicó hoy a Télam el dirigente sindical.
Tras calificar como “una mentira” el pago por única vez de 2.000 pesos como compensación de la pérdida del poder adquisitivo, García fundamentó el reclamo de los empleados municipales de las 23 provincias argentinas, a las que representa en las negociaciones que mantuvo el Gobierno nacional con la CGT, “ni siquiera se tocó nuestra situación.” (Télam)

Compartir