Críticas por el traspié

REFORMA ELECTORAL

Varios funcionarios del gobierno nacional coincidieron ayer con algunos gobernadores peronistas en lamentar que el Senado no apruebe el proyecto de ley de reforma electoral y culparon a un sector del peronismo de la frustrada modificación del sistema, que incluía la implementación de la boleta única electrónica.
Tras la negativa de los senadores nacionales del Frente para la Victoria-PJ de votar favorablemente la reforma electoral que impulsó el Ejecutivo, y ya tenía media sanción de la cámara de Diputados, el jefe de Gabinete Marcos Peña; el ministro del Interior Rogelio Frigerio; el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior Adrián Pérez; y el subsecretario de Asuntos Electorales, Ezequiel Fernández Langan, criticaron a los gobernadores peronistas que le pusieron un freno a esta iniciativa.
Peña destacó que “el mensaje de gobernadores como Urtubey o Bordet, ha sido muy claro en que había que avanzar sobre esto” y reclamó al resto de los gobernadores que “sean transparentes y puedan explicar sus posturas” sobre “si están comprometidos en transformar y cambiar la política argentina o si quieren mantener las reglas anteriores para sostener espacios de poder”.
En la misma línea, Frigerio advirtió que “no es el peronismo el que se opone a incorporar mayor transparencia y confiabilidad en el sistema electoral, no es justo decirlo de esa manera porque hay muchos gobernadores peronistas que apoyan e impulsan éstos cambios. Cuento con los dedos de una mano los gobernadores que se oponen abiertamente a esta iniciativa”, remarcó.
Con un tono más crítico, Pérez atribuyó el traspié sufrido en el Senado al “miedo que tuvo el poder feudal a una reforma que terminaba con el robo de boletas y la posibilidad de fraguar actas de escrutinio”.

Langan.
Por su parte, Langan afirmó a Télam que lo que hicieron los senadores del PJ “fue esconderse y no dar la cara, porque los que no estaban de acuerdo podían dar el debate ante la sociedad, como en Diputados, que la oposición introdujo buenas modificaciones” y consideró que se trata “de la puja entre un sistema nuevo, democrático y transparente, con los que quieren seguir usando las ventajas que da el viejo sistema”. (Télam)

Compartir