Cuento del tío: le robaron 60 mil dólares a una anciana

Una mujer fue víctima del denominado “cuento del tío”, cuando dos estafadores le robaron 60 mil dólares tras hacerle creer que sus ahorros ya no iban a tener el mismo valor luego de la Cumbre Mundial del G20 y le prometieron cambiarle la suma a pesos, algo que jamás ocurrió. El hecho sucedió en la localidad santafesina de Fisherton

De acuerdo a la denuncia, la mujer respondió el llamado de un hombre, quien dijo ser el contador de su sobrino, quien le ofrecía cambiarle sus ahorros en dólares al argumentar que los mismos ya no iban a tener el mismo valor tras el paso de la cumbre de líderes mundiales que se desarrolla en Buenos Aires. De acuerdo a lo indicado por La Capital, la mujer cayó en la trampa del delincuente, quien acordó pasarla a buscar junto a un cómplice por su casa.

De inmediato, se dirigieron hacia la sede del banco Macro, donde tenía depositados sus ahorros en dólares y, confiada de que se trababa de una operación que le aseguraba proteger su capital monetario, la víctima ingresó y en unos pocos minutos salió con el dinero. Desde allí salió directo hacia la esquina de San Lorenzo y Corrientes, donde los estafadores la esperaban a bordo de un auto, lugar donde entregó el dinero y los dos hombres les dijeron que los aguardara en un bar ubicado en Tucumán y Entre Ríos.
La espera de la mujer fue en vano y sus ahorros y sus ilusiones se esfumaron cuando su sobrino, quien se comunicó telefónicamente con ella, le hizo ver la realidad.

Horas después una sobrina de la mujer engañada hizo la denuncia en la sede del Ministerio Público de la Acusación y la causa quedó en manos de la Unidad de Investigación y Juicio.
La modalidad del “cuento del tío” es una frecuente estafa que consiste en el engaño a personas mayores por parte de delincuentes que se hacen pasar por familiares o empleados de una empresa de servicio para sustraerles sumas importantes de dinero.
También los ladrones simulan ser empleados de empresas de servicio, lo que les permite entrar al domicilio y así cometer el delito.