Cumbre de papelones

El presidente Mauricio Macri instó ayer a los líderes del G20 a actuar “con el mismo sentido de urgencia” que en el año 2008, cuando se produjo la crisis financiera internacional, para encontrar acuerdos globales.
“Si bien la agenda que hoy nos convoca es distinta, quiero pedirles que actuemos con el mismo sentido de urgencia que en el 2008, porque en un mundo diverso y con multiplicidad de protagonistas con su propia historia y cultura, la esencia del G20 es promover el diálogo que respete las diferencias e impulse acciones basadas en acciones compartidas”, enfatizó.
En este sentido, el Presidente reconoció que existen “tensiones entre nuestros países” acerca de “la visión de cómo encarar individualmente las oportunidades y desafíos globales” y remarcó que, además, “los cambios en las circunstancias económicas, sociales y políticas a nivel global han generado un cuestionamiento sobre los mecanismos multilaterales contemporáneos, incluido el G20”.
Al hablar frente a los mandatarios que participan del encuentro, Macri dijo que toma la realización del G20 en esta capital “como un gesto de apoyo y de reconocimiento a la presencia y desempeño que está teniendo la Argentina en el escenario global sobre todo después de tantos años de aislamiento”.
“Aquí los líderes nos vemos cara a cara, hablamos con franqueza y ratificamos coincidencias a la misma vez que administramos desacuerdos. Y yo espero que en este trabajo de día y medio logremos crear las bases para los consensos de los próximos diez años”, insistió.
Además, afirmó que el problema del “empleo” y el cambio climático son desafíos globales que requieren “soluciones globales” y destacó, en este sentido, los cambios en “los procesos productivos, en las costumbres y las formas de comunicarnos”.
“Mucha gente nos mira con dudas acerca de para qué sirven estas cumbres. Nosotros tenemos el desafío de mostrarle al mundo que los desafíos globales requieren soluciones globales. Problemas como el futuro del trabajo y el clima no podemos resolverlos solos, por lo que los invito a trabajar juntos aprovechando los mecanismos que tenemos al alcance”, insistió antes del comienzo de la primera sesión plenaria en el predio de Costa Salguero.

Acuerdos comerciales.
La primera jornada de la Cumbre del G20 dejó para la Argentina acuerdos destinados a aumentar las exportaciones y brindar asistencia financiera para obras, mientras en el encuentro entre Mauricio Macri y Donald Trump se analizó el potencial del megayacimiento de Vaca Muerta y cómo ampliar el comercio bilateral.
Por el contrario, la posibilidad de un acercamiento de posiciones para la firma de un tratado de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur se presenta muy difícil, según funcionarios que participan de las negociaciones.
Además, el viceministro de Economía, Miguel Braun, reconoció la posibilidad de que la cumbre de mandatarios termine “sin una declaración de consenso”, aunque se deberá esperar hasta el final del encuentro previsto para este sábado al mediodía.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseveró que el G20 es un “hecho central para la captación de inversiones y la generación de empleo en la Argentina”.
“El mundo demuestra que quiere que a la Argentina le vaya bien”, destacó el funcionario.
En cuanto a convenios bilaterales, la Argentina firmó acuerdos con China para incrementar la venta de aceite y porotos de soja y con los Estados Unidos para fortalecer la inversión en infraestructura y cooperación energética, en especial en gas natural y recursos renovables.
En el marco del encuentro entre Macri y Trump, el acuerdo fue rubricado por el secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.
Sobre esa cumbre, el canciller Jorge Faurie reveló que ambos mandatarios también hablaron del yacimiento de Vaca Muerta y de la posibilidad del ingreso de productos a los Estados Unidos, un mercado clave para el comercio exterior argentino.
Por otra parte, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) otorgó un préstamo a la Argentina por 80 millones de dólares, destinado a mejorar los servicios de agua potable y saneamiento en el área metropolitana.
Otro objetivo que persigue el Gobierno y que aun le resulta esquivo es el ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
Al respecto, Dujovne sostuvo que las negociaciones están en “un punto de muchísimo avance”, y agradeció el apoyo de Trump.
También resaltó el decisivo respaldo de Estados Unidos en el marco de las negociaciones con el FMI, organismo en el que el país gobernado por Trump es accionista mayoritario.

Merkel.
La canciller alemana, Angela Merkel, llegó a Buenos Aires, luego de los problemas técnicos que había tenido su avión, y se sumó con retraso a las actividades del G20.
Por este problema, Merkel fue la última mandataria en llegar a la Cumbre y no logró estar en la foto oficial de los líderes mundiales, como tampoco en las deliberaciones iniciales en el predio de Costa Salguero
La primera actividad a la que se acopló la líder alemana fue la cena de gala en el Teatro Colón, donde fue recibida por Mauricio Macri y Juliana Awada.

Putin.
Por otra parte, Macri recibirá el sábado en la Casa Rosada a su par de la Federación Rusa, Vladimir Putin, con quien mantendrá una reunión bilateral. Putin arribó el viernes a las 8.40 al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, donde fue recibido por el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis. (NA)

Gala en el Teatro Colón
Los líderes mundiales asistieron al Teatro Colón, donde fueron recibidos por el presidente Mauricio Macri y la primera dama Juliana Awada y luego agasajados con un espectáculo cultural que contó con el regreso de Julio Bocca y con la cena de gala.
Una de las imágenes salientes que dejó la velada en el Colón fue un Macri emocionado al borde del llanto al momento de la ovación apenas finalizó el espectáculo denominado “Argentum”, que contó con 84 artistas en escena y 75 músicos en vivo, además de figuras invitadas como los bailarines Julio Bocca y Mora Godoy.
Entre los primeros en arribar al teatro icónico de Buenos Aires estuvieron la reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, quien fue recibida por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, junto a su esposa Bárbara Diez.
Tras la llegada de Macri y Awada, ellos tomaron el relevo para la recepción de los mandatarios dentro del teatro, al pie de las escaleras de mármol de Carrara, donde fueron saludando a jefes de Estado y líderes como Donald Trump, la recién llegada Angela Merkel, Emmanuel Macron, Xi Jinping, Christine Lagarde y Vladimir Putin, quien fue uno de los últimos en arribar.
Allí se vio a un Macri relajado, que se permitió bromear con varios de sus pares, entre ellos Trump, quien con un comentario desató una carcajada del mandatario argentino.

Trump dejo solo al Presidente
El presidente Mauricio Macri mantuvo ayer una reunión bilateral con su par de Estados Unidos, Donald Trump, a quien le agradeció el apoyo de la Casa Blanca para el acuerdo de la Argentina con el FMI mientras que el mandatario norteamericano lo felicitó por su gestión y sondeó la posibilidad de venderle “material militar” al país.
Trump arribó a la Casa Rosada a las 7.23, casi media hora más tarde de lo previsto y se dirigió junto a Macri al Salón Blanco, donde ambos compartieron el saludo oficial y se trataron de “amigos”, e hicieron referencia a que se conocen desde hace 30 años, tras lo cual mantuvieron una reunión en el despacho presidencial que duró unos 45 minutos.
“Es un gran momento para agradecer el enorme apoyo que hemos recibido por parte de los Estados Unidos, de tu gobierno, especialmente en este último año donde estamos atravesando momentos difíciles”, señaló Macri al tiempo que destacó el respaldo de Trump “para facilitar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

Trump.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a dar una muestra de su fuerte carácter cuando, en medio del encuentro con Mauricio Macri, se quejó de la traducción simultánea de las palabras de su par argentino y arrojó los auriculares.
“Te entendí más a ti que a este aparato”, expresó el mandatario norteamericano luego del saludo de bienvenida que le dio Macri en el Salón Blanco de la Casa Rosada, al tiempo que se inclinó hacia su derecha y arrojó el aparato.
El ruido de los auriculares al caer al piso se escuchó con nitidez en el resto de los dispositivos que habían sido repartidos a la prensa que cubrió el encuentro de ambos mandatarios.
A su turno, Trump se refirió más al aspecto personal de la relación y afirmó: “Hace años que soy amigo de Mauricio. Era un hombre joven y muy bien mozo. Nos conocíamos muy bien. En realidad, hice negocios con su familia, con su padre, excelente y muy buen amigo mío”.

Desaire.
Por otra parte, Trump hizo pasar un mal momento a Macri durante la apertura de la Cumbre. De acuerdo al protocolo, como anfitrión, debía recibir a los presidentes que iban llegando a la sede central de la Cumbre del G20 pero Trump lo dejó plantado.
De acuerdo a las imágenes, Trump pasó a toda velocidad saludó a su par argentino y siguió de largo. Macri se quedó parado y haciendo señas para que volviera, pero no consiguió que el mandatario estadounidense regresara. (NA)