Custodia para el fiscal Pollicita

EL FISCAL IMPULSO LA DENUNCIA DE ALBERTO NISMAN CONTRA LA PRESIDENTA

El Ministerio de Seguridad informó ayer que el fiscal federal Gerardo Pollicita, quien imputó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por la denuncia presentada por el fallecido fiscal Alberto Nisman, “dispone de custodia de la Prefectura Naval Argentina desde el momento mismo que asumió la causa por supuesto encubrimiento del atentado de la AMIA”.
“Pollicita cuenta con custodias de personal y vehículos de la Prefectura tanto en su domicilio particular como en sus oficinas de trabajo 24 horas, siete días a la semana”, indicó la cartera de Seguridad en un comunicado.
Asimismo, se informó oficialmente que funcionarios de la cartera de Seguridad se contactarán con el juez federal Daniel Rafecas esta semana, “para evaluar con él los ajustes a su custodia a partir de su designación como magistrado en la misma causa”.
La aclaración del Ministerio que conduce María Cecilia Rodríguez se produjo luego de que el fiscal general ante la Cámara de Apelaciones en lo Criminal, Ricardo Sáenz, reclamara “seguridad especial” para su colega Pollicita, quien la semana pasada imputó a la Presidenta y a otros funcionarios por el supuesto encubrimiento de ex funcionarios iraníes involucrados en el atentado a la AMIA.
Sáenz, uno de los convocantes a la marcha de mañana, expresó su “preocupación” por la publicación de fotos del fiscal y de su vehículo en matutinos porteños, luego de que diera curso a la denuncia que había hecho Nisman cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento.

Rafecas.
Rafecas, quien tenía licencia hasta el próximo viernes 20, decidió suspenderla y reasumir mañana en el Juzgado Federal 3, actualmente subrogado por su par Sebastián Ramos, para evaluar el requerimiento que presentó Pollicita.
El juez fue designado por la Cámara Federal luego de que su par Ariel Lijo se declarara incompetente y determinara que la denuncia de Nisman no guardaba conexión con una vieja causa que él investiga por irregularidades en la investigación del atentado a la AMIA.

“Marcha del silencio”.
La “marcha de silencio” que se realizará el miércoles a un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman sumó ayer nuevos cruces entre sus organizadores, que pronosticaron que será “grande”, y el oficialismo, que insistió que se trata de una “acción opositora”.
Los fiscales Ricardo Sáenz y José María Campagnoli salieron en defensa de la manifestación, que está convocada para mañana en la Plaza del Congreso, desde donde partirán hacia Plaza de Mayo, pasando por la sede de la Unidad Fiscal (UFI) AMIA, que lideraba Nisman y está ubicada a una cuadra del Cabildo.
En el oficialismo, en cambio, el diputado Carlos Heller y los precandidatos presidenciales Agustín Rossi, Jorge Taiana y Sergio Urribarri señalaron que la movilización es una “clara acción opositora” organizada con el fin de “debilitar al Gobierno”, que sufre un “intento destituyente”.
Sáenz ratificó que será un “homenaje” al fiscal fallecido y no un pedido de justicia para esclarecer las causas de su muerte.
“Nosotros tenemos el convencimiento de que la marcha va a ser grande. Estamos viendo que mucha gente está adhiriendo.
Nosotros planteamos hacer un homenaje a Nisman y nos encontramos con mucha gente que quiere hacerlo y lo ve desde esa manera, no de otro como lo ven algunos sectores”, apuntó Sáenz.
En declaraciones radiales, el fiscal señaló que “no se cuidó debidamente a Nisman cuando estaba vivo ni se lo honró luego de muerto” y señaló que la denuncia que el fiscal presentó contra la presidenta Cristina Kirchner por un supuesto plan para fabricar la inocencia de los iraníes acusados de haber organizado y perpetrado el atentado a la AMIA “tiene sustento”.

Campagnoli.
Por su parte, el fiscal Campagnoli aseguró que la convocatoria a la marcha, denominada 18F, “va a ser bastante alta” y sostuvo que “gran parte es gracias al Gobierno que la puso en la tapa de los diarios”.
“La marcha tiene como único fin un homenaje a la memoria de un colega que apareció muerto haciendo su trabajo, y lo hacemos en silencio por respeto a la investigación que lleva adelante la fiscal (Viviana) Fein y la que se llevará por requerimiento de Pollicita”, expresó.
Campagnoli, enfrentado con el Gobierno, señaló que “es ridículo pensar en un intento de desestabilización”.

Un vínculo con la barrabrava de Boca.
La difusión de un documental sobre las barras bravas argentinas realizado por la televisión española detalló la relación entre los violentos y algunos fiscales que convocan a la marcha de mañana en homenaje a Nisman.
El documental producido para Canal + en 2012 y difundido el domingo por la TV Pública describe las relaciones que los fiscales Carlos Stornelli y Raúl Pleé supieron tener con los líderes de La 12, la barrabrava del club Boca.
En un tramo del documental, durante una entrevista con Rafael Di Zeo, referente de la hinchada boquense, el reportero relata cómo el jefe de la barra brava xeneize interrumpe la entrevista cuando recibe un llamado de teléfono.
Antes de atender, Di Zeo le muestra el celular en el que, según el periodista, se observa que el llamado es de Carlos Stornelli.
Por entonces, el fiscal que convoca a la marcha por el esclarecimiento de la muerte de Alberto Nisman, era el jefe de seguridad de Boca Juniors, área de la que se hizo cargo tras su salida del ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.
Las imágenes de la entrevista se ven interrumpidas por el llamado y se intercalan con material de archivo en el que el ex jefe de la 12 asegura que “lo bueno no es tener el poder, sino tener el teléfono de quien lo tiene”.
En otro tramo del documental grabado dentro de la Bombonera, se observa también como otro de los convocantes a la marcha de mañana, el fiscal de la Cámara de Casación Penal Raúl Pleé dialoga con el periodista español sobre el funcionamiento de la barra brava boquense.
Allí, Pleé se refiere a los barras bravas afirmando que “ellos tiene una marca (la 12) y supongo que como cualquier dueño de marca, la comercializan”. (Télam)