Darán quórum para derogar decreto

SESION ESPECIAL EN DIPUTADOS POR LA REFORMA A LAS FUERZAS ARMADAS

Las bancadas de diputados del Frente para la Victoria, del Movimiento Evita y del Frente de Izquierda adelantaron ayer que darán quórum a la sesión especial del 8 de agosto pedida por el Frente Renovador y acompañada por el bloque Justicialista, con el objetivo de derogar el decreto 638/18 que habilita a las Fuerzas Armadas a intervenir en seguridad interior.
De esta manera, la oposición hará causa común para intentar acorralar al oficialismo: fuentes del sector confiaron en que tendrían número suficiente para aprobar la derogación, el mismo día en que en paralelo se tratará en el Senado el proyecto de legalización del aborto.
Sería un nuevo dolor de cabeza para el Gobierno, que ya sufrió en carne propia una derrota legislativa cuando meses atrás la oposición logró unirse para aprobar el proyecto “antitarifazos”.
El temario de la sesión incluye cuatro proyectos de derogación del decreto (entre ellos, uno presentado por el jefe del bloque FPV-PJ, Agustín Rossi), dos de rechazo a la medida y el proyecto de “Ley de Seguridad Ampliada y Atribuciones Subsidiarias de Defensa”.
Este proyecto, que había sido presentado en 2017 por el entonces diputado nacional Sergio Massa, modifica la Ley 23554 de Defensa Nacional de manera tal de conferirle mayor flexibilidad a las funciones y competencias de las Fuerzas Armadas.
El Frente Renovador había expresado su malestar con el decreto al sostener que “el Presidente pasó por alto al Congreso”, por lo que Camaño presentó una nota formal al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, para pedir que la reforma militar sea remitida al Parlamento para su discusión.
A través de un comunicado, los diputados del Frente de Izquierda, Romina Del Plá (PO), Nathalia González Seligra y Nicolás del Caño (PTS) anunciaron su participación en la sesión, aunque aclararon que no serán firmantes de la convocatoria, porque no están de acuerdo con incluir en el temario el proyecto de Massa.
Según denuncian, dicha iniciativa “es otra variante reaccionaria de reforzamiento represivo contra los trabajadores mediante la intervención de las Fuerzas Armadas en la represión interior, que va aún más lejos que el nefasto decreto macrista” porque entre otras cosas, habilita al Gobierno de turno a asignarle a las fuerzas militares tareas de “inteligencia asignada específica”.
“Irán a la sesión a defender sus propios proyectos de ley de anulación y derogación del decreto de las FF.AA, un pedido de informes al PEN y el Ministerio de Defensa para que informe la cantidad de integrantes de las tres fuerzas que provienen de la dictadura y siguen en funciones, y un pedido de interpelación pública a Macri, Marcos Peña y Aguad”, explicaron.

Pedido de inconstitucionalidad.
En paralelo, el diputado nacional por el FPV-PJ Horacio Pietragalla presentó el lunes una acción judicial con el objetivo de declarar inconstitucional el decreto de Macri e interpuso además una medida cautelar para que se suspenda su ejecución hasta que se resuelva el planteo.
Según indicó, se trata de un decreto reglamentario que modifica dos leyes, “lo cual debe ser declarado inconstitucional, ya que la única forma de modificar una ley es a través de la sanción de otra”.

“Este decreto además viola una resolución de la ONU que establece claramente que por agresión externa se entiende el uso de una fuerza armada por parte de un Estado”, señaló Pietragalla, hijo de desaparecidos.

Macri.
Por su parte, el presidente Mauricio Macri cuestionó al peronismo por rechazar la modificación en el rol de las Fuerzas Armadas y advirtió que “los candidatos” con los que compitió en 2015, por Daniel Scioli y Sergio Massa, proponían “exactamente lo mismo”.
“Si con los que yo competí propusieron lo mismo, eso no está bien”, resaltó Macri, al encabezar el acto de presentación de una nueva línea de producción de pick ups de la empresa Nissan, en la provincia de Córdoba, donde también participó de otras actividades.
El mandatario nacional remarcó que el decreto que firmó es para “estar listos para las amenazas globales del siglo XXI: el terrorismo, los ciberataques y la lucha contra el narcotráfico” y no para intervenir en seguridad interna.
“Ante esa propuesta, la reacción de la oposición fue de rechazo. Uno se sorprende porque son candidatos a presidentes”, destacó, luego de que se difundieran en las redes sociales los spots de campaña de sus ex rivales con sus propuestas en la materia. (NA)