Datos del Indec: subió la pobreza en el país

%26,3% EN SANTA ROSA-TOAY.

Más de 11 millones de habitantes son pobres en la Argentina, una cifra equivalente al 27,3% de la población, según cifras del Indec correspondientes a junio, por lo que alrededor de 750 mil personas cayeron en esa situación en el primer semestre.
La indigencia aumentó en la primera mitad del año del 4,8% al 4,9% de la población, con lo que alrededor de 100.000 personas pasaron a integrar ese conglomerado de quienes apenas tienen recursos para alimentarse.
Los datos divulgados por el organismo estatal reflejan el impacto de la devaluación, la suba de precios y la fuerte corrida cambiaria que sufrió el país a partir de abril, aunque también son compensados por un primer trimestre favorable.
En este sentido, todos los datos muestran un empeoramiento de todas las variables -pobreza a indigencia- si se las compara con diciembre de 2017, pero una mejora en la medición interanual.
Según los datos oficiales, la pobreza escaló en el primer semestre 1,6%, aunque respecto de igual período de 2017, se verificó una disminución del 1,3%.
El nivel de indigencia se ubicó en junio pasado en 4,9%, registrando un leve aumento del 0,1% contra diciembre de 2017, aunque si se mide con relación al primer semestre de ese año, el índice registra una baja del 1,3%, en el caso de la indigencia.
En cuanto a hogares, el Indec indicó que en el primer semestre la pobreza afectó al 19,6%, lo que representó una suba del 1,7% contra fines de 2017, pero una baja de 0,8% si se lo mide contra la primera mitad del año pasado.
Asimismo, la indigencia afecta al 3,8% de los hogares argentinos, según datos hasta junio, registrando un aumento de 0,3% respecto de diciembre, pero una caída de 0,7% contra igual período del año pasado.

Primer semestre.
El Indec informó que en el primer semestre del año se encontraban por debajo de la línea de pobreza 7.581.118 personas mientras que de ese total otras 1.357.923 eran afectadas por la indigencia, aunque las cifras corresponden a los 30 aglomerados urbanos relevados oficialmente.
Si se proyectan los datos a la población total que hoy supera los 40 millones de personas, se encontrarían en la pobreza más de 11 millones de habitantes.
Los hogares alcanzados por la indigencia alcanzan a 344.009 mientras que los afectados por la pobreza suman 1.777.249, según las cifras correspondientes a los 30 distritos con más de 500 mil habitantes.
El relevamiento del organismo del primer semestre toma parcialmente la aceleración de la inflación a partir de mayo y se ve favorecida por los indicadores de crecimiento económico de los primeros meses del año.
Los indicadores sociales, como lo anticipó el presidente Mauricio Macri en una conferencia en Casa Rosada, mostrarán un deterioro en el segundo semestre del año, aunque podría verse compensado con la reapertura de las negociaciones paritarias en el último trimestre.

Canasta Básica.
El Indec informó que las personas consideradas pobres deberían mejorar sus ingresos en 7.038 pesos por hogar, y se encontraban en junio pasado un 36,2% por debajo del ingreso salarial para no ser considerados pobres.
Para el Indec, la valoración de la Canasta Básica Total, que define el nivel de pobreza era en junio de 19.601 pesos según su valoración de la Canasta Básica Total que define la condición de pobre, para un hogar de cuatro miembros.
En el caso de los hogares indigentes, consideró que debían mejorar sus ingresos en 2.714 pesos y se encontraban un 38,1% por debajo del nivel para abandonar esa condición.
La Canasta Básica Alimentaria, que define el nivel de indigencia, para el mismo hogar costaba en junio pasado un 7.473 pesos.
Los indicadores del Indec muestran que en la población de entre 15 y 29 años el nivel de pobreza llega al 32,9%, y entre los 30 y 64 años, es del 23,2%, o sea en los dos sectores donde se concentra la población activa que puede acceder a un trabajo. (NA)

Balanza de pagos cerró con un déficit
El saldo de la Balanza de Pagos cerró al término del segundo trimestre del año con un déficit de 8.292 millones de dólares, un 25 por ciento más que la pérdida de u$s 6.635 millones de igual período del año pasado, informó ayer el Indec.
La Balanza de Pagos reúne todos los movimientos con el exterior, ya sea las exportaciones a importaciones, los préstamos y los pagos de deuda, como así también el saldo del turismo ya sea emisivo o el que ingresa al país.
En este marco, el intercambio comercial arrojó en el segundo trimestre un déficit de u$s 1.792 millones, por sobre los u$s 707 de pérdida entre abril y junio del 2017.
En el sector servicios, la cuenta también fue deficitaria en u$s 2.571 millones, contra los u$s 2.141 millones, al igual que en el Ingreso Primario que arrojó un balance negativo de u$s 4.379 millones, contra los u$s 4.023 millones del año pasado.
En tanto, la Deuda Externa total, a valor de mercado aumentó a u$s 245.307 millones, contra los 201.799 millones de abril-junio del año pasado. (NA)

Según el Indec, en Santa Rosa hay más de 5 mil indigentes
La pobreza en el aglomerado urbano Santa Rosa-Toay, el único que se mide en La Pampa, fue del 26,3% en el primer semestre de 2018. Así consta en el informe que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer ayer con datos de los 31 aglomerados urbanos que se miden en el territorio nacional a través de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). A su vez, la indigencia se ubicó en 4,2 por ciento.
Los dos datos consignados arriba corresponden a la medición realiza por personas, mientras que si la medición se toma por hogares, el porcentaje de hogares bajo la línea de pobreza es del 17,3 por ciento. Respecto a la indigencia, los hogares en esa condición alcanzan el 2,4 por ciento.
Para el Indec, la población total en Santa Rosa-Toay alcanza a 124.847 personas. Dentro de ese universo, 32.818 son pobres y 5.207 indigentes. A su vez, el organismo contabiliza 46.734 hogares, de los cuales, 8.080 están bajo la línea de pobreza y 1.137 bajo la línea de indigencia.

En la región.
El aglomerado pampeano está ubicado, para el organismo, dentro de la Región Pampeana, donde hay otros diez distritos: Bahía Blanca-Cerri, Concordia, Gran Córdoba, Gran La Plata, Gran Rosario, Gran Paraná, Gran Santa Fe, Mar del Plata, Río Cuarto y San Nicolás-Villa Constitución. Entre ellos, Santa Rosa-Toay está séptimo en el ranking de población pobre y octavo en cuanto a población indigente.
Si se la compara con el contexto general, el aglomerado de nuestra provincia se ubica en el 16º lugar, siendo el de mayor porcentaje de pobreza Santiago del Estero-La Banda, con 44,7 por ciento. De los 31 aglomerados, hay 14 donde la pobreza bajó si se compara la medición del segundo semestre del año pasado, con el medido ahora. Entre ellos está La Pampa, con la particularidad, de que también hubo un descenso en ese porcentaje si se compara con el primer semestre del año pasado.
En Santa Rosa-Toay, el porcentaje de personas pobres e indigentes en el segundo semestre de 2016 fue del 32,8 y 7,3%, respectivamente; en el primer semestre de 2017 se ubicó en 27,4 y 4,1%; en el segundo semestre de 2017, 28,1 y 6,3%; y en los primeros seis meses de 2018, 26,3 y 4,2 por ciento.

Preocupación.
La ministra de Desarrollo Social, Fernanda Alonso, expresó su “seria preocupación” frente a los últimos datos que arrojó el Indec sobre el índice de la pobreza, en donde se confirmó un fuerte aumento a nivel nacional. “La verdad que no esperábamos otra cosa que esto que se dijo”, admitió la funcionaria momentos después de conocerse el informe.
“La Nación reconoce que se va agravar la situación en los próximos meses, sin tener alternativas de respuestas a la altura de las circunstancias. Esto va a complicar a las familias que hoy se encuentran debajo de la línea de la pobreza”, apuntó Alonso, quien criticó que medidas como modificar la tarifa social del gas natural no ayudarán a los argentinos que se encuentran en la pobreza para salir a flote.

“Un tema que alarma”.
Haciendo foco en la provincia, la ministra expresó que la pobreza es un tema que alarma a todos los municipios. “Justamente hoy -por ayer- tuve una reunión con 18 intendentes del norte, de la Región II, y la preocupación era esta: el aumento de la demanda social”, señaló.
En ese sentido, la funcionaria provincial sostuvo que una manera para hacer frente a esta situación es la redireccionar recursos para que la Provincia logre estar a la altura de las circunstancias.
“Este Ministerio vive de refuerzos desde el mes de julio. La realidad es que no es posible atender la cuestión social sin redireccionar recursos. Los destinos de estos aumentos de recursos van dirigidos a la cuestión alimentaria, la transferencia de fondos a los municipios y los subsidios”, explicó Alonso.

Macri relacionó el aumento de la pobreza con “las turbulencias”
El presidente Mauricio Macri atribuyó ayer a “las turbulencias de los últimos meses” la suba en el índice de pobreza informado por el Indec y reconoció que las próximas mediciones también “van a mostrar retrocesos”.
“Ahora a raíz de esta tormenta sabemos que las cosas van a tardar más. Que los resultados que iban a llegar antes ahora van a demorar”, admitió el Jefe de Estado en una conferencia que ofreció en Casa Rosada para referirse a los datos informados minutos antes por el organismo encargado de las estadísticas.
Según la información oficial, la pobreza trepó en el segundo semestre al 27,3%, lo que significa que más de 11 millones de personas que no tienen ingresos suficientes para cubrir la canasta conformada por alimentos y artículos de primera necesidad.
Pese a los datos desfavorables, el mandatario confió en que el país “va a salir adelante” y sostuvo que “ésta tiene que ser la última crisis” por la cual atraviesa la Argentina.
“Todo el esfuerzo que hicimos en estos dos años y medio, todo lo que construimos está ahí y juntos, pasada esta tormenta, vamos a crecer”, pronosticó el jefe de Estado.
Al referirse a los indicadores, admitió que “es un número que esperábamos, que refleja las turbulencias de los últimos meses y las dificultades que estamos atravesando”.
El Presidente reconoció que este dato “no es una noticia fácil”, pero afirmó que el Gobierno va a “seguir avanzando en la reducción” de este número, “como sucedió en las mediciones anteriores”.
“Tenemos meses difíciles por delante pero nuestro objetivo sigue siendo el mismo que tenemos desde el primer día, nuestra meta es y va a seguir siendo siempre reducir la pobreza”, manifestó.
Macri explicó que ese objetivo se va “a mantener hasta el final” de su mandato y señaló que se van a “dejar los cimientos listos para que venga quien venga pueda continuar este camino”.
“Todo lo que hacemos en cada día de gobierno, toda búsqueda de consenso de apoyo internacional, del mundo, tiene un único objetivo, lograr que cada vez más argentinos puedan salir de la pobreza y vivir mejor”, remarcó.
Aseguró que el país va “a salir adelante” y que su administración se va a manejar “siempre con la verdad, mirando la realidad de frente y dando lo mejor”.
“Sé del esfuerzo que están haciendo, veo su realidad, no me la cuentan se cuánto les cuesta este momento y por eso redoblo mi compromiso para poder alivianarles la carga”, agregó.
El jefe de Estado ratificó que se van “a volver a aumentar los programas sociales” en diciembre próximo, al tiempo que anunció una ampliación “del programa de Precios Cuidados con especial foco en alimentos de la canasta básica” y el relanzamiento de créditos Anses.

Sica.
El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, aseguró que “la prioridad” del Gobierno “en esta coyuntura es mantener y cuidar el empleo”.
“Como siempre y como todo Gobierno, hacemos nuestra propia autocrítica, corregimos errores que podemos tener en la implementación de políticas y tenemos un diálogo muy fluido con los distintos actores sociales”, aseguró el funcionario.
Fue al brindar una conferencia de prensa en Casa Rosada junto a su par de Desarrollo Social, Carolina Stanley, luego de que el Indec diera a conocer las nuevas cifras de pobreza.
Sica destacó que “desde la secretaría de empleo hay programas de capacitación” y que también “se está trabajando muy fuerte en los programas Repro, que permiten dar un subsidio a esas empresas que tienen dificultades productivas”.

Stanley.
Por su parte, Stanley adelantó que “frente a alguna situación de necesidad, se puede pensar” un aumento adicional en los planes sociales y jubilaciones utilizando los aporte que enviará el Fondo Monetario Internacional, aunque aclaró que “no hay nada previsto aún”.
“No me gusta hacer estimaciones sobre este tema, pero lo que dejó claro el Presidente es el objetivo de reducir la pobreza más allá de lo que sea el próximo número.
Seguiremos trabajando con todas las familias para poder revertir esta situación lo antes posible”, manifestó la ministra.
Stanley aseguró que todas las pensiones por discapacidad que se habían dado de baja “fueron restituidas el año pasado”, pero que “se enviaron cartas a algunas personas que presentaban alguna incompatibilidad para que puedan rectificar o ratificar datos”. (NA)