De Vido, en el hospital

El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido pasará detenido el fin de semana en el Hospital Penitenciario Central de la cárcel de Ezeiza pese a que ya concluyeron los exámenes para ingresarlo al sistema carcelario. Los resultados no arrojaron razones médicas para evitar su alojamiento en un penal, por lo que en los próximos días se evaluará si se queda en este lugar o es derivado al penal de Marcos Paz por pedido de su pedido de su defensa.
El Director Nacional del Servicio Penitenciario Federal, Emilio Blanco, ya remitió el informe sobre la salud de De Vido al subsecretario de Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Justicia, Juan Bautista Mahiques, quien definirá el destino del ex ministro. De Vido es asmático y diabético y, según su abogado Maximiliano Rusconi, es insulinodependiente y “tiene que autoinyectarse entre dos y hasta siete u ocho veces por día”.
El ex ministro de Planificación Federal quedó detenido el miércoles de la semana pasada por dos causas: una por irregularidades en las obras de remodelación dela mina de carbón de Río Turbio y la otra con sobreprecios en la importación de gas natural licuado (GNL). (NA)