Declaraciones complican a Azcona

Dos de las presuntas víctimas del acusado de asesinar a la estudiante chilena en el barrio porteño de Almagro, Lucas Azcona, declararon ayer ante el juez de la causa y reconocieron al imputado como la persona que las atacó.
Según informaron a NA fuentes con acceso al expediente, las jóvenes, de 20 y 27 años, declararon ante el juez Luis Zelaya, a cargo de la investigación por la muerte de Nicole Sessarego Borquez y ambas reconocieron que el joven fue quien las persiguió y atacó en la zona sur del Conurbano bonaerense.
Una de ellas lo reconoció no sólo por las imágenes que se difundieron en los canales de televisión, sino que dijo ante el juez que lo conocía del barrio, porque ella vive al lado de la casa del abuelo del imputado.
Julio Cisterna, abogado de la familia de Nicole, contó a NA que una de las denunciantes es Débora, quien declaró y reiteró lo que había dicho ante los medios.
La joven dijo que salió del gimnasio, tomó el colectivo y Azcona se subió y se bajó con ella, luego la siguió y cerca de su casa intentó abusarla.
“La chica pudo escaparse cuando se le cayó el celular y lo reconoció a Azcona por sus señas particulares y la ropa que usaba; además porque iba a comprar al kiosco en el que ella trabaja”, contó el abogado.
Cinthya, la otra joven que dio su testimonial ante la justicia, indicó que ella vive a la vuelta de la casa del abuelo de Azcona, y en varias oportunidades él la persiguió pero no la alcanzó a atacar porque ella se pudo escapar siempre.

Pericias.
Para la semana que viene están previstas las declaraciones de otras dos mujeres que dicen que el joven las atacó y la realización de las pericias psiquiátricas y psicológicas.
Cisterna comentó además que a las testimoniales de las jóvenes, ayer se sumó la declaración de una compañera de trabajo de Azcona que confirmó que el 15 de julio, día del crimen de Nicole, el detenido llegó herido y ensangrentado al trabajo. (NA)