Declaró la hermana Inés

ACUSADA PENSABA QUE ERAN ALIMENTOS

La hermana Inés, a quien los registros de video muestran recibiendo al ex secretario de Obras Públicas José López en el monasterio de General Rodríguez, aseguró ayer en indagatoria que ignoraba que contenían los bolsos que le ayudó a ingresar.
También alegó que no sabia que hubiera sido funcionario público y que sólo lo conocía por su nombre de pila, y que concurrió a la puerta por indicación de la madre Alba, superiora del lugar.
La religiosa, de 78 años, cuyo verdadero nombre es Celia Inés Aparicio, declaró en los tribunales de Comodoro Py ante el juez federal Daniel Rafecas por espacio de casi tres horas.
Antes de ingresar al despacho conversó un par de horas con su defensora oficial, Perla Martínez de Buck, quien redactó un escrito que presentó en el juzgado, donde negó todo encubrimiento de López, la figura penal por la que está sospechada.
Ante Rafecas, Aparicio aceptó responder preguntas y reiteró que no encubrió al ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, ya que ignoraba que los bolsos que ayudó a ingresar a la casa de las religiosas en la madrugada del pasado 14 de junio contenían casi nueve millones de dólares.
“Pensé que contenían alimentos y cuando me enteré de que había tanta plata me agarraba la cabeza”, le dijo textualmente a Rafecas.
Adujo que para ella López era “simplemente José” y que ignoraba que hubiera sido funcionario público pero que sabían que iría esa noche para realizar un “retiro”.
También dijo que concurrió a la puerta siguiendo la instrucciones de la madre superiora, una explicación que ya habían dado a Rafecas las otras dos religiosas orantes, María y Marcela. (NA)