Desacuerdo entre la CAME y Fedecámaras por las cifras

Para la Confederación Argentina de la Mediana Empresa las ventas cayeron un 7,8 por ciento, respecto al año pasado. Mientras que para la entidad que preside Rubén Manusovich crecieron un 25 por ciento.
Las ventas navideñas minoristas fueron ayer el centro del debate para los comerciantes ya que mientras algunos dicen que crecieron respecto a 2007, gracias a los “impulsos al consumo” que dio el Gobierno, otros indican que esos incentivos sólo recortaron la baja.
La Federación de Cámaras y Centros Comerciales Zonales (Fedecámaras) aseguró que las ventas crecieron un 25 por ciento en víspera de Navidad, pero la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) indica que cayeron un 7,8 por ciento. Desde ambos sectores se resaltó la importancia de los incentivos aplicados por el gobierno de Cristina Kirchner para impulsar el consumo, en medio del intento por contrarrestar los efectos de la crisis global.
El fin de la “tablita de Machinea”, el cobro anticipado del aguinaldo y el plus de 200 pesos a jubilados crearon un “clima favorable” para el consumo navideño, coincidieron Fedecámaras y CAME.
También resaltaron la gran campaña de descuentos, promociones y cuotas sin interés que ofrecieron los comercios para captar clientes en la desesperación por aprovechar uno de los momentos de mayor consumo del año. Pero las diferencias llegaron a la hora de exponer los resultados finales, un día después de que los comercios de Capital y el gran Buenos Aires se vieran abarrotados de clientes que compraron hasta altas horas de la madrugada.

Números.
Según CAME, las medidas del Gobierno y las ofertas sólo permitieron cambiar la tendencia declinante que venían mostrando las ventas de diciembre. Tras ese repunte, las ventas minoristas “recortaron” la caída frente a la navidad 2007 y quedaron con una diferencia negativa de 7,8 por ciento, indicó la Confederación.
Señaló también que la comercialización “no fue pareja” ya que en Capital y el conurbano los shoppings lanzaron importantes ofertas con descuentos de hasta 30 por ciento con tarjetas de crédito, lo que afectó a los pequeños comercios de venta en efectivo.
Por su parte, Fedecámaras aseguró en un informe que las ventas crecieron un 25 por ciento en los comercios minoristas en víspera de Navidad, respecto a la misma fecha de 2007. La afluencia de público a los comercios comenzó a intensificarse el fin de semana pasado, pero a partir del lunes se produjo una verdadera “fiebre de compras”. Las ventas de Navidad en el comercio minorista crecieron un 25 por ciento, comparándolas con las del año anterior, y las realizadas por los shoppings registraron un alza del 30 por ciento, indicó.
En la mayoría de los locales se agotaron los stocks y hubo dificultades para reponer la mercadería, según explicó el presidente de la entidad Rubén Manusovich.
Este año se consumieron un 30 por ciento más de carne para asar, sidra y pan dulce que en el 2007, en este último caso los consumidores eligieron los más económicos con valores de entre 15 y 20 pesos. Es el resultado de los estímulos como rebajas que en algunos casos llegaron hasta el 50 por ciento, el cobro de los aguinaldos y la vuelta del crédito. Los comercios ofrecieron planes de 6, 12 y 18 cuotas sin intereses ni recargos para tarjetas de crédito.
(NA)