Desafectan a jefes policiales

ASUNTOS INTERNOS INVESTIGA ROBO A LA BONAERENSE

La Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires desafectó a dos jefes policiales por el robo de un arsenal en una dependencia de la ciudad de La Plata.
Según informaron fuentes de la fuerza, tras detectarse el faltante de los miles de proyectiles, de chalecos antibalas, cascos y otros accesorios del Grupo de Apoyo Departamental (GAD), se hizo una denuncia judicial y Asuntos Internos desafectó a Gastón Colunga y Walter Maldonado, quienes fueron jefes de esa dependencia hasta hace unos meses atrás.
La denuncia fue realizada por el subcomisario Maximiliano Madueño, quien acaba de asumir la jefatura de esa dependencia, y tras hacerse cargo, realizó un inventario que le permitió constatar que había material policial que desapareció.
En la lista confeccionada por Madueño consta que faltan dos carabinas, 3.130 municiones de escopeta calibre 12.70, 2.153 cartuchos de estruendo, 300 cartuchos de postas de goma, 23 cartuchos impulsores, 18 cascos, 25 pares de guantes antitumulto, 26 protectores tibiales, 300 mascarillas quirúrgicas, 22 juegos de esposas y 18 correas de ametralladoras.
Las fuentes consultadas comentaron que “las explicaciones sobre el caso, tendrán que darlas los anteriores jefes, Gastón Colunga y Walter Maldonado para saber si esos elementos estaban o no mientras ellos estuvieron a cargo del GAD”.
Sobre Maldonado existe un pedido de exoneración por un caso de faltante de combustible en la misma dependencia. Maldonado estuvo a cargo del GAD hasta el mes de mayo último, cuando se desató el caso del robo de combustibles y se hizo cargo Colunga, cuyo mandato finalizó con la llegada de Madueño.

Investigación.
El caso fue derivado a la Justicia por lo que, además de otros policías involucrados, no se descarta que se produzcan algunas detenciones.
Los investigadores sospechan que el robo del material policial pudo haberse dado a lo largo de varios años y que recién se descubrió en las últimas semanas gracias a la profundización de los controles.
El último episodio de corrupción en la Policía Bonaerense se conoció el pasado 12 de septiembre, cuando se supo del hallazgo de 800 mil pesos en una caja de seguridad, dentro de la comisaría primera de La Plata, que no se pudo justificar.
Los responsables de la comisaría habían intentado adjudicar el dinero al pago de las horas extras de los efectivos, pero el hecho derivó en el desplazamiento de siete policías. (NA)