Desalojaron a 80 familias

Unas 80 familias fueron desalojadas ayer de un asentamiento en Villa Celina, partido bonaerense de la Matanza, donde se produjeron incidentes protagonizados por los habitantes del lugar y otros de un barrio lindero, mientras algunas casillas fueron incendiadas.
Fuentes policiales dijeron que unos 500 efectivos implementaron el operativo con una orden judicial para entregar el predio al Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), con el fin de restituirlo al Estado porteño. Los voceros precisaron que gran parte del terreno, que estaba desocupado hasta el arribo de unas 80 familias a principios de 2007, pertenece al Mercado Central, administrado en La Matanza por funcionarios de la administración de Mauricio Macri, la provincia y la nación.
Por su parte, las personas desalojadas, en su mayoría ciudadanos bolivianos, aseguraron a esta agencia que negociaban con el gobierno porteño para concretar un “proyecto de viviendas en el lugar, pero la fuerza de los vecinos pudo más” que la comuna. De esta manera, se refirieron a los habitantes de un barrio lindante con el asentamiento, quienes los acusaron de “robar luz eléctrica y aumentar la inseguridad” en la zona, y pretenden que una cooperativa aplique una subdivisión de lotes para sus respectivos hijos.

Traición..
El operativo policial comenzó a las 5.30 en el predio de 28 hectáreas situado frente al Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires (ACBA), en el límite del Gran Buenos Aires y Capital Federal, tras el arribo de unos 500 agentes a la colectora de la General Paz, entre avenida Roca y puente La Noria.
En tanto, llegaron al lugar vecinos del barrio Vicente López, quienes los acusaron de “robar luz eléctrica y aumentar la inseguridad” en la zona, entre empujones y gritos. En medio de los incidentes, algunas casillas fueron incendiadas sin que intervinieran bomberos, porque el fuego
no se extendió. Los agentes separaron a las personas y evitaron que se agravaran los enfrentamientos.
Por su parte, el jefe del operativo, inspector Alejandro Blanco, sostuvo que el desalojo fue dispuesto por “el juez de Garantías 3 de La Matanza, quien ordenó que el predio quedara despejado para ser entregado al Instituto de Vivienda de la Ciudad”. Poco después, Alejandro Yugra, uno de los representantes de las familias desalojadas, dijo que “se estaba negociando con el IVC un proyecto para construir viviendas, pero la fuerza de unos pocos vecinos pudo más que el organismo”. Yugra precisó que “se iban a construir viviendas”, pero detalló que “prescindieron del proyecto por intereses de la Cooperativa Siglo XXI, que quiere quedarse con las tierras y parece que obtuvo protección judicial”. “Estamos en la calle de vuelta y nos sentimos traicionados por el IVC y la municipalidad de La Matanza, que no respondió nunca”, sostuvo. (DyN)