Despiden a 96 trabajadores

EL AJUSTE LLEGO A LA FABRICA MILITAR DE AVIONES

Los empleados de la Fábrica militar de Aviones denuncian que desde la empresa estatal enviaron telegramas de despidos a 96 trabajadores, de los 150 que ya afirmaron que cesantearán, por “baja de producción y reestructuración”. Los delegados de la empresa, junto con los gremios del sector, advierten que desde el año pasado están sufriendo recortes en algunos programas y retiros voluntarios, por lo cual entienden que estos despidos “responden a una decisión política por parte del Gobierno”. Incluso, relataron que desde Fadea explicitaron en una reunión que “la orden bajó desde el Poder Ejecutivo”.
Hace dos años en Fadea había 1.300 trabajadores que se dedicaban a distintos programas de remotorización para fortalecer y mantener en buen estado la flota de aviones del ejército, como el Pampa, o el Hércules, pero ahora quedan 900, sin contar los 150 empleados que se podrían sumar a la lista de cesanteados, informó ayer Página 12.
“Este ajuste viene por goteo, pero en definitiva responde a una decisión política contra del desarrollo estratégico para la defensa nacional”, explicó Jorge Peralta, delegado de la Asociación de Personal Aeronáutico en Fadea.

Manifestación.
En repudio de la situación, los sindicatos se manifestaron ayer pacíficamente en la puerta de la fábrica en defensa de los puestos laborales y lograron que la comisión directiva y el departamento de recursos humanos de la empresa los reciba hoy a las 10 de la mañana para evitar que los 150 compañeros queden en la calle.
Luis Ortega, secretario general de APA, explicó a este diario cómo fue la comunicación de parte de Fadea: “Nos notificó el gerente de recursos humanos, cuando empezamos a alertarnos por los telegramas que estaban saliendo. Nos dijeron que eran 96 despidos de un total de 150 que se venían después y se ampararon en que les habían bajado la orden del ejecutivo”.

Ajuste.
El cuerpo de delegados de la empresa puntualizó también que este ajuste no es casual, porque responde a la orientación política del Gobierno, que compró 11 aviones estadounidenses usados en vez de apostar a la restauración que Fadea podía hacer de la flota actual. “Además de tener un montón de horas de vuelo, tienen un contrato según el cual el mantenimiento queda a cargo del proveedor, con lo cual nosotros quedamos pintados”, expresó Peralta y se lamentó: “Esta empresa forma parte de un proyecto nacional de defensa pero acá no hay nada de eso.”

Incaa.
Cientos de personas se concentraron frente a la sede del Incaa y luego marcharon hasta el Cine Gaumont para rechazar la política del macrismo para el sector cinematográfico. Denunciaron la subejecución del presupuesto del área y la suspensión de los comités de evaluación de proyectos. Apuntaron contra la resolución 942 que incluye cláusulas de imposible cumplimiento para las productoras chicas, lo que les impide acceder al Fondo de Fomento.
“En las últimas semanas el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales tomó una serie de medidas que buscan retrotraer el escenario de la cinematografía argentina al momento previo a la histórica fecha del nacimiento de nuestra Ley de Cine en 1994”, expresó la Mesa de Directores Cinematográficos Argentinos en un comunicado leído frente a la sede del organismo. De la manifestación participaron directores aclamados como Adolfo Aristarain y Luis Puenzo.