Desplazaron a más de 5.600 policías de la Bonaerense

Un total de 5.655 policías bonaerenses fueron desplazados de la fuerza y 469 de ellos terminaron detenidos por estar vinculados a distintos delitos y hechos de corrupción durante la actual gestión de la gobernadora provincial, María Eugenia Vidal.
Según revelaron fuentes oficiales, durante el período que va desde el 10 de diciembre de 2015 al 31 de julio de este año, hubo un total de 14.659 efectivos sumariados por diferentes infracciones o delitos por el Ministerio de Seguridad que encabeza Cristian Ritondo.
De ese total, 5.655 uniformados fueron desplazados de la fuerza provincial, de los cuales 3.100 estuvieron vinculados directamente a casos de corrupción, y 469 terminaron detenidos. Asimismo, siempre según datos oficiales, 1.382 policías fueron suspendidos.
Del total de los efectivos sumariados, 900 fueron investigados por sospechas de enriquecimiento ilícito, de los cuales hubo 300 a los que se les inició causa por este tipo de delito y 80 de ellos directamente denunciados ante la Justicia.
Entre los casos más resonantes que hubo dentro de la Policía Bonaerense, durante la actual gestión, están los ocho comisarios desplazados en La Plata, acusados de recibir dinero en sobres, como producto de la coima para ofrecer “seguridad”, cuyo caso ya está judicializado.
También está el hallazgo de droga para “inventar” causas dentro de la Delegación de Drogas Ilícitas de Lanús-Avellaneda, hecho que le costó la separación a un subcomisario que se desempeñaba en la custodia de los padres de la gobernadora Vidal.
Asimismo, figuran también un comisario y otros seis policías presos por “trata sexual”, ya que fueron acusados de explotar a travestis y prostitutas en las localidades de Avellaneda y Llavallol.
Además, el crimen de Araceli Fulles generó que tres uniformados, dos de los cuales participaron de los rastrillajes para hallar a la joven, fueran desafectados de la fuerza por su presunto vínculo con el narcotráfico en San Martín.

Mafia.
Cada vez que se lo consultó por estos temas, Ritondo reconoció en declaraciones a la prensa que “hay muchos malos policías” y añadió: “Esperamos que la Justicia sea garante de que las peleas con las mafias se ganen y eso es lo que nosotros queremos”.
Cuando al ministro de Seguridad se lo consultó cada vez que hubo denuncias seguida de detenciones de policías bonaerenses, indicó: “La gobernadora emprendió una lucha contra las mafias en la provincia de Buenos Aires”. (NA)