Destituyeron a penitenciarios por fuga de tres detenidos

El ex jefe, el ex subjefe y seis agentes penitenciarios que se desempeñaban en la cárcel de General Alvear fueron destituidos de sus cargos por su presunta responsabilidad en la fuga que protagonizaron en diciembre los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por el triple crimen de General Rodríguez, ocurrido en 2008.
En el plano judicial, estos ex funcionarios están procesados por facilitar la evasión del penal e incumplimiento de sus deberes, pero permanecen en libertad mientras se sustancia la causa en su contra.
La decisión de destituirlos fue adoptada por el Ministerio de Justicia bonaerense y recayó sobre el ex jefe de Complejo, inspector mayor Jorge Mario Bolo; el ex subdirector del penal en el momento de la fuga, prefecto mayor Manuel Guebara y seis subordinados que ya estaban apartados de esas funciones tras ocurrir la fuga.
Una fuente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) explicó que “cuando ocurre una fuga se inicia un sumario interno para deslindar responsabilidades del personal que estaba a cargo al momento del hecho y en este caso los sumarios concluyeron que había, al menos, una conducta negligente al no evitar la fuga de los condenados, por lo que se dispuso su destitución”.
Las sanciones, que ya habían sido dispuestas en abril, quedaron firmes ahora por la resolución 175 del SPB, tras rechazarse todos los planteos presentados por la defensa de los ocho penitenciarios.

Destituidos.
En la resolución, también se dispone que se remitan las actuaciones a la Asesoría General de Gobierno para determinar el grado de responsabilidad que pudiera tener Florencia Piermarini, en ese entonces Jefa del SPB.
Además de Bolo y Guebara se dispuso la destitución de los agentes adjutores Luciano Labat y Ramiro Sebastián Toleres, del sargento primero Ernesto Alejandro Cancela, del subprefecto Cesar Luis Tolosa y de los prefectos Jorge Elichiribehety, y Juan Pablo de Dios Beolchi.
Todos fueron investigados en una causa que llevó adelante el fiscal de General Alvear, Cristian Citterio, y el juez de garantías de Azul, Federico Barberena, quien los procesó por facilitar la evasión e incumplimiento de los deberes de funcionario público.
Paralelamente, se tramita otra causa por el ataque a tiros que sufrieron dos policías de Ranchos cuando los prófugos escapaban y que es investigada por el fiscal de Coronel Brandsen, Mariano Sibuet, y el juez César Melazo. (Télam)

Compartir