Detuvieron a Leandro Santos

REPRESENTANTE DE MODELOS INVESTIGADO POR PROSTITUCION

El manager de modelos Leandro Santos fue detenido en el barrio de Núñez por la Policía Federal Argentina. Santos representó a varias de las modelos argentinas, entre ellas Florencia Cocucci, la joven que viajó a Cancún con el fiscal Alberto Nisman.
La justicia uruguaya determinó en la causa que investiga la presunta promoción de la prostitución de menores de edad, que el representante de modelos Leandro Santos organizaba personalmente los encuentros sexuales en los que hacía participar a las jóvenes denunciantes, a las que les prometía llevarlas al programa de Marcelo Tinelli.
Según la resolución de la Fiscalía Letrada en lo Penal Especializada en Crimen Organizado de Montevideo que lleva adelante la causa por el delito de proxenetismo y explotación sexual de menores, y en la que Santos está acusado, el manager formaría parte de una red internacional dedicada a reclutar jóvenes aspirantes a modelos, que en muchos casos eran menores de edad.
La investigación comenzó el 15 de diciembre de 2010 con la denuncia de una joven a la que luego se sumaron tres más (todas gozan del estatuto de identidad reservada), y contaron que cuatro personas, entre uruguayos y argentinos, las hacían prostituirse.
En la resolución judicial que fue publicada en el portal de la Fiscalía General de la Nación de Uruguay, se señala que los imputados “generaban los vínculos y contactos con clientes de alto poder adquisitivo para encuentros sexuales” y que además “se fijaban por parte de los explotadores precios por el ejercicio de la prostitución”.
Además, en la resolución se indica que “éste en definitiva era el verdadero beneficio económico encubierto de la actividad, la que tenía como plataforma de lanzamiento la agencia de modelos (de Santos), utilizando a los eventos de modelaje, concursos de belleza y programas de televisión argentinos, como ámbito de exhibición, prestigio y colocación”.

Investigación.
En febrero de 2012, la fiscal Mónica Ferrero, que estaba a cargo de la investigación, solicitó el procesamiento de dos de las personas señaladas por las jóvenes denunciantes por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual en reiteración real con un delito de proxenetismo y otro de contribución a la explotación sexual de menores.
También en esa oportunidad, la fiscal solicitó la orden de captura para Leandro Santos, ya que consideró que “resulta claro a prima facie, el vínculo existente de “socios” entre los dos imputados, donde estos le enviaba a Santos “chicas representativas de la farándula de Bs. As” para desfiles y fiestas privadas a mitad de precio, y estos por su parte le enviaban o llevaba a Santos, a Buenos Aires chicas que ellos denominaban “todo terreno” para desarrollar la doble actividad de modelaje y prostitución”.
En el pedido de procesamiento de los imputados se menciona que uno de ellos manifestó ante la justicia que con Santos se “intercambian chicas para los distintos eventos de modelaje así como para el ejercicio de la prostitución” y que “las chicas eran recibidas por Santos, quien era el que organizaba los distintos encuentros sexuales y quien se encargaba incluso de hacer el filtro de las mismas”.
Las víctimas contaron que fueron obligadas a prostituirse, “siendo además engañadas, en encuentros en casas donde habían sido invitadas solamente con fines sociales”, y además que “los clientes pagaban U$S 3.000 y ellas solamente percibían un 10% de dicha cifra”. (NA)

El amigo de Nisman
El teléfono del representante de modelos, Leandro Santos, vibraba sin parar. Miró la pantalla y leyó el nombre de una persona con mucho peso en la Justicia. “Hola Leandro. Soy Alberto. ¿Sabés si van a ir las chicas a Rosebar, hoy?”. Ese mismo llamado se repitió más de una vez en el transcurso del 2014.
El que llamaba era del fiscal muerto, Alberto Nisman. El magistrado que denunció a la Presidenta por supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA se comunicaba con el representante cuando sus “amigas” no le confirmaban si iban a acompañarlo en el VIP del boliche de Palermo al que solía asistir. Las mismas chicas que luego tuvieron que declarar ante la fiscalía de la doctora Viviana Fein en la causa en la que se investiga la muerte del titular de la UFI más delicada del país.
Entre sus íntimos, Santos niega haber tenido una relación de amistad con Nisman, pero un amigo del fiscal, que lo acompañó varias veces en Rosebar, lo desmiente: “Santos vino un par de veces al boliche y se sentó en al mesa de Nisman. La relación denotaba una amistad”.